Leer en español

2019/DECEMBER/18 (EN)

English language editing: Martin Shough
FOTOCAT DATABASE STATUS
12,571 is the current number of entries in the catalog. One single entry equates to one individual picture/video sighting.
NEW PUBLICATIONS BY THE AUTHOR
(1) UFO Landing during Spanish Army Exercises
In 1990, a witness disclosed the sighting of a big disc-shaped object landed, showing what we would call a beam of solid light, shared on July 7, 1986 with a group of 30-40 soldiers during a night march by the Spanish Army in Páramo de Masa, Burgos. Take-off and disappearance. This was the tale. I was involved in the documentation of the case during 1991 and 1992. Then, silence. There was no more possible follow-up and the event rested for 30 years frozen in ufologists’ archives as a typical close encounter. Until I revisited it last month, with an unexpected (or should I say expected) outcome. A report by myself and Juan Carlos Victorio Uranga is included in the Spanish section of the present blog. Or you can find it here as well:
Reconstruction of object’s appearance, by Joan Plana (1990).
(2) UFOs and Space Decays
I have revised an article I published in a magazine ten years ago, with new illustrations, updated links, added information and annexes, on a spacecraft reentry in Africa: “¿Qué ocurrió en Kandi? (Reentrada espacial sobre África)”, written in Spanish, the title translates as “What happened at Kandi? (Space reentry in Africa)”, and it has just been uploaded in the Academia.edu portal: https://www.academia.edu/41096531/_Que_ocurrio_en_Kandi
Kandi (Republic of Benin, Africa), object landed from the space on June 28, 1997. © Le Matin.
I wish to take this opportunity to mention other papers I have written over the last few years where the fiery atmospheric course of decaying satellites or rocket bodies were taken as UFOs. I believe these will probably be of interest to some of my readers:
* V.J. Ballester Olmos & Matías Morey Ripoll, “27 noviembre 1999: ¿La última reentrada del milenio?” (November 27, 1999: The last reentry of the millennium?),
http://www.webcitation.org/6mx68649U
See additional information and video clips in the following link (scroll down to “The reentry of Shenzhou” and “Appendix II for this blog”): 
http://fotocat.blogspot.com.es/2009_10_21_archive.html
* V.J. Ballester Olmos & Ricardo Campo Pérez, “Despliegue luminoso sobre Canarias en noviembre de 1997” (Luminous display over Canary Islands in November 1997), http://www.webcitation.org/6mx4zJ8DK
* V.J. Ballester Olmos, “Avistamientos del 2/6/2004: el Ejército del Aire informa” (Sightings on June 2, 2004: The Spanish Air Force reports), http://www.webcitation.org/6mmRSNxW4
Additional information and images here (scroll down within the two blogsites):
“New Data on the June 2, 2004 Fireball,”
* V.J. Ballester Olmos, “Desclasificación OVNI: El último expediente” (UFO declassification: The last file),
* V.J. Ballester Olmos, “A Gorgeous Space Junk Decay,” (scroll down within the blogsite): http://fotocat.blogspot.com.es/2014_09_25_archive.html
(3) French Translation
In the last blog’s entry, I released a report (in Spanish) entitled “An F-18 in Pursuit of a UFO?” Now, thanks to Thierry Gaulin, it has been translated into French and published in the September issue of the magazine Logosphères, pages 5 to 9: https://www.ovni-languedoc.com/wp-content/uploads/2019/09/N%C2%B010.pdf
(4) “The Alien Reports We Have,” a brief piece containing some thoughts on the value of the alien claims reported during the history of ufology, which I penned for the past blog’s entry, is now lodged in the Academia.edu resources, as follows:
UFO RESEARCH AND UFO REPORTS
The Gay Fifties, March 1950
Innocent years when an US newspaper could, for instance, print on the cover the presumed picture of a flying saucer, even though it just shows the Moon (or another celestial body, for that matter) taken in time exposure. Or make intentional fakes just to make the reader smile. My collaborator Kay Coggin, a nurse hailing from the land of Jimmy Rodgers who actively searches (and better yet, finds) old journals’ UFO clippings with photographs of mysterious sky lights, flying or grounded contraptions, anomalous phenomena and the like, has presented me with many examples to feed my image catalog. Two of them follow to illustrate the point.
Nothing less than “Flying Saucers Fell on North Alabama,” was the title The Haleyville Advertiser of March 31, 1950 used to report a supposed local UFO sighting that occurred at 03:36 a.m., as indicated in the daily’s clipping. The size and look of the image remind us very much of the appearance of the Moon taken with a long time-exposure. We checked and, yes, we spotted that the Moon was clearly present in the western night sky of Haleyville, Alabama, going down to its setting, with 91% of the lunar disc illuminated.
But the inclination of the track does not correspond to the actual Moon movement on the celestial sphere. As we have observed on many occasions before, the picture was printed inverted. The real lunar motion would leave a trace from up to down and left to right in the frame. Mars was also visible at that hour but, given its angular size (14.38”), a gross closeup would not produce such sharp edges as the photo evinces. 
The original newspaper cutting (up left), real Moon track in an inverted image (up right), celestial chart (down left) and actual lunar phase (down right). Courtesy of J.C. Victorio Uranga.
“Along the Highway with Robert Tyre,” was a column regularly published by The Leader-Post of Regina (Saskatchewan, Canada). In the edition of March 23, 1950, the writer wrote a satirical story illustrated by the picture of a rugby-ball-shaped object in the sky, being pointed to by a man with a hat. The funny and naïve introduction to the text follows:
Alerted by reports of a strange object fluttering around the legislative building Thursday, The Leader-Post’s Flying Saucer Search Squad rushed to the scene of the reported phenomenon and found a man with a stiff neck.
“I’ve been watching the sky for two weeks,” he explained, that’s how I sprained my neck.”
“Who cares about your neck,” said the search squad. Where’s this flying saucer?”
The man with the sprained neck consulted his watch. “It should be around this way again in 48 seconds.”
“Action stations!” snapped the search squad leader. Hank Ehmann, the demon cameraman, brought his speedgraphic to the attack position.
“There it is now circling the building,” said sprained neck.
“Fire!” barked the squad leader. Hank’s camera clicked. “Got him,” he reported.
What Hank got is clearly shown in the photograph above this column and anybody can plainly identify it as a flying saucer. The first flying saucer, in fact, that has ever caught the camera lens.
Regina (Saskatchewan, Canada), March 23, 1950. © Hank Ehman.
What it is plainly evident is that this is a journalistic hoax. One they could have saved for the coming April’s Fools Day!
Portugal, First Day of Year 1977
One of my routine tasks in my operation of the FOTOCAT database is trying to upgrade the level of information on events, as well as finding causes that would produce the sighting or image reported. No special method is followed in the selection of cases to review. One way or the other I handle tens of cases every week and I fix my attention on this or that to that purpose, old or less old, local or foreign, outstanding or low-profile. I have just stumbled on a Portuguese report which contains minimal information: according to Diario Popular (a source I do not have), on January 1, 1977, a strange object was seen in the sky and filmed by a local TV station in Leça da Palmeira, a town near Porto (Portugal). The footage was showed in the late news program. The key data was that it was observed in the evening for four consecutive days and it always disappeared around 9 p.m.
This regular sequence of sightings is usually connected to an astronomical body. To this end, it must satisfy two elements: the presence in the heavens of a brilliant planet or star, and the matching with its setting at that hour. Said and done. Consulting Stellarium for this date and time, we discover the planet Venus with a magnitude of -4.33 (very bright), stationed in the SW sky and setting at 21:01 local time. A cold case for 42 years can be solved in a matter of minutes.
Celestial chart for January 1, 1977, Porto, two hours before Venus setting. Courtesy of J.C. Victorio Uranga.
On Disclosed US Navy UAP Footage
A recent entry by blogger John Greenewald reproduces the statement by Joseph Gradisher, official spokesperson for the Deputy Chief of Naval Operations for Information Warfare: “The Navy designates the objects contained in these videos as unidentified aerial phenomena.” When asked why the phrase “UAP” is now utilized by the U.S. Navy, and not “UFO,” Mr. Gradisher added: The ‘Unidentified Aerial Phenomena’ terminology is used because it provides the basic descriptor for the sightings/observations of unauthorized/unidentified aircraft/objects that have been observed entering/operating in the airspace of various military-controlled training ranges. A word to the wise is sufficient. See:
It is also known now that, out of three different sightings by different pilots at different locations, there are only TWO, the “Tic Tac” (off San Diego coast, November 14, 2004) and both the “Gimbal” and “Go Fast” on the same date, January 21, 2015, in the same area (Jacksonville, Florida), by the same pilot, probably separated some 20 minutes one from the other. Why this one was separated into two pieces, pretending to be two different events, implying that numerous Navy pilots are seeing UFOs, should be a good question, but the reply is easy to imagine. Incidentally, the first part of the footage looks like an aircraft, and the second seems to be a bird. Read this other entry by John Greenewald:
Complementary information obtained by Greenewald, via FOIA, concerns e-mails from the Navy and the Air Force expressing different views on what they refer to as “phenomena,” along with showing disagreement with how the overall story is being reported by the mainstream media:
History: UFO Investigation at NASA
On July 21, 1977, Frank Press, director of the Executive Office of the President of the United States (Jimmy Carter), wrote a letter to Robert A. Frosch, NASA administrator. Because of the flow of incoming correspondence on UFOs, he asked NASA to handle those enquiries. He also recommended that “a small panel of inquiry could be formed to see if there are any new significant findings.”
Before I continue, this illustrates the lack of cover-up from the US Government, when it internally suggests that a review of concerned queries should be in place to look for any potential discovery. From that date onwards, there was a mail exchange between the two institutional bodies, NASA naming a project officer who would review reports and literature that had emerged in the last ten years before a final, formal recommendation would be produced. On December 21, 1977, Administrator Frosch wrote to the Office of the President with the following, glaring assessment (my emphasis):
We have given considerable thought to the question of what else the United States might and should do in the area of UFO research. There is an absence of tangible or physical evidence available for through laboratory analysis. And because of the absence of such evidence, we have not been able to devise a sound scientific procedure for investigating these phenomena. To proceed on a research task without a disciplinary framework and an exploratory technique in mind would be wasteful and probably unproductive…I would therefore propose that NASA take no steps to establish a research activity in this area or to convene a symposium on this subject.
Contrary to those reality-resistant, pro-UFO buffs, NASA clearly indicated its “open mind and a keen sense of scientific curiosity.” However, if there is no evidence to work with, nothing valuable can be done. It was in 1977. Nowadays the situation is the same, with the aggravating fact that 42 additional years has passed by with no contact or material evidence to prove that flying saucers are the real deal.
The subsequent NASA standard reply to UFO queries, dated February 1, 1978, can be found here: http://www.nicap.org/docs2/1978nasalett.pdf
Searching for Patterns in UFO Data
The reason why UFO data are chaotic and produce no patterns is mainly because databases mix UFOs and IFOs. There are UFOs, in my opinion, because of bad investigation or wrong data acquisition. On the other hand, the statistical signature of IFO catalogs is the same found in UFO case inventories. In this perspective, on  Vol. 29, No. 2, pp. 195–233, 2015, of the Journal of Scientific Exploration, the Spanish physicist Julio Plaza del Olmo published a science paper entitled “Modeling the Law of Times,” showing the “Law of the Times” to simply be a socio-astronomical artifact, unrelated to the nature of origin of UFOs. Now it can be accessed through Academia.edu in the following link: https://www.academia.edu/31712514/Modeling_the_Law_of_Times
The abstract reads:
The Law of Times is a constant pattern present in every catalog of Unidentified Flying Object (UFO) sightings that describes the number of sightings occurring at a certain hour of the day. It shows that most sightings occur at night, reaching a maximum at about 21 h, and sometimes a secondary peak at about 2–3 h, whereas for daylight hours the percent of cases is low. It has long been suspected that the decrease in sightings during the night is due to social factors such as people staying indoors and thus not being able to witness UFOs. An increase in sightings occurs at earlier or later hours in the same way that the sunset time varies during the year. Considering these features, this paper develops a mathematical model to reproduce the Law of Times. It is based on astronomical factors such as the altitude of the Sun and the Visual Limiting Magnitude that relates to the probability of a phenomenon being visible; and a second factor related to the social habits of the population, accounting for their availability to witness the phenomenon. These two factors alone can accurately reproduce the main peak at 21–22 h of the Law of Times.
Surely it is timely to recall a second research article that Julio Plaza del Olmo published in the Journal of Scientific Exploration, Vol. 29, No. 3, pp. 425–448, 2015: “A Review on the Relation between Population Density and UFO Sightings,” indicating that basically the more potential observers, the more sighting reports. It also can be found online in this link:
The abstract reads as follows:
In the search for patterns of the UFO phenomenon, the relationship of sightings to population density has historically shown contradictory results. After more than 40 years of studies, there is not yet a clear conclusion on whether the relationship between the number of reports and population density is direct or inverse. We have reviewed some of these works and found out how to reconcile all of them. We found that there is a direct relationship between the number of sightings and population density; however, the increase in number of reports is not proportional but sublineal with respect to the increase in population.
Metamaterials: “To the Stars” Scrap
Some writers opine on the latest UFO scam, metamaterials. Will it become the new Roswell, Majestic 12, Abductions, or the Alien Autopsy? More rubbish for consumers, distracting from real research.
News from the Official UFO Center at Argentina
The Argentine Air Force’s CIAE (Center of Aerospace Identification), under the apt direction of Commodore Rubén Lianza, has released its annual report for 2019, a 61-page document devoted to study UFO cases received from citizens:
All cases were supported by images, as evidence. 24 reports were analyzed, 23 incoming claims directly to the agency plus one additional event included in the section “Mystery cases.” 22 from Argentina, 1 in the Brazilian-Argentina airspace and 1 from Mexico. The monograph is a true notebook of how to scientifically probe photographic cases and it covers the period 2014 to 2019 plus one case from year 2000. All sightings were explained, as follows:  6 lens flares, 9 birds & bugs, 2 astronautical, 2 astronomical, 2 balloons, 1 dirt on lens and 2 other causes. Highly recommended (in Spanish).
Miscellaneous 
(1) French UFO researcher Eric Maillot has written a critical expose of the “Amarante” landing event. That incident was duly studied by the GEPAN and was the object of one of its remarkable monographs. The new article, “The PAN D of October 21, 1982, called "L’Amarante": a great illusion?”, proposes how a mylar-type, small-sized balloon could have entered into a home garden, stayed there for 20 minutes until it elevated again and disappeared from the sight of the only eyewitness. Read the hypothesis in this link:
(2) In the Project 1947 forum list, Jan Aldrich reports that, this year, Tom Tulien, Barry Greenwood and he made some research trips around the country to interview persons involved with the UFO phenomenon, with the aim to gather material for archiving. A short report on these trips is compiled here:  http://www.project1947.com/articles/2019trip.htm
(3) “Les OVNI du CNES, trente ans d’études officielles, 1977-2007” (The CNES UFOs. 30 years of official study), is an e-book that critically reviews the GEPAN/SEPRA/GEIPAN work. Under the authorship of David Rossoni, Eric Maillot and Eric Deguillaume, it has 418 pages and was originally published in a limited edition in December 2007. Now it is enlarged as of October 2016:
https://www.book-e-book.com/e-books/158-les-ovni-du-cnes-pdf-30-ans-d-etudes-officielles-1977-2007-9782372460286.html
A very detailed description of its table of contents, with links taking the reader to some 201 pages of the original book is available in the following link:
(4) Wayne McCarthy has published “The Scareship Age, 1892-1946: Collected Blog Posts from Airminded,” a collection of notes on the airship phenomenon in various countries, as a precursor of the flying saucer phenomenon:
https://www.academia.edu/25556483/The_Scareship_Age_1892-1946_Collected_Blog_Posts_from_Airminded
The original auhor of the "Airminded" blog is the Australian historian Dr. Brett Holman, https://airminded.org/about/
(5) Mickhail L. Shmatov & Karl D. Stephan, “Advances in ball lightning research,” published in the Journal of Atmospheric and Solar-Terrestrial Physics, volume 195, 15 November 2019. This is the paper’s abstract:
Ball lightning is a rarely observed phenomenon whose existence is attested to by thousands of eyewitness reports, but which has so far evaded a widely accepted scientific explanation. This review paper summarizes theoretical, observational, and experimental work in the field since approximately 2000. In particular, several situations when mobile phone cameras as well as scientific instruments have been used to capture numerous events that are candidates for ball lightning sightings are considered. We evaluate recent experimental attempts to produce laboratory ball lightning, review what is known about possible ball lightning hazards, and conclude with recommendations for future research in this area.
(6) Andrew Jay Harvey, alumnus of the Edinburgh College of Art, writes about the creation of an urban legend: “How and why did the Mothman come into being?”,
(7) Rich Reynolds on the Betty & Barney Hill alleged abduction incident. Was it a sexual assault whose trauma was covered with an alien encounter? See:
(8) Curt Collins has presented in his blog “The Cash-Landrum UFO Case Document Collection,”
https://www.blueblurrylines.com/2013/07/resource-guide-for-cash-landrum-ufo-case.html
(9) A reanalysis of the Trident test of September 10, 2013 and other tests, including a UFO sighting from the Canary Islands.  This post analyzes a case from that date that turned out to be a Trident SLBM test launch. New information on the launch trajectory provides information on the missile's apogee. The test launch trajectory is compared to those of several other Atlantic Trident test launches in subsequent years:
(10) 2017 reedition of Imagining Outer Space: European Astroculture in the Twentieth Century, a book with 17 papers edited by Alexander C.T. Geppert of the New York University at Shanghai. This 443-page volume contains some work of obvious interest to ufologists, for example: “Space, Time and Aliens: The Role of Imagination in Outer Space,” by Steven J. Dick, “Heaven on Earth: Tunguska, 30 June 1908,” by Claudia Schmölders, “A Ghost in the Machine: How Sociology Tried to Explain (Away) American Flying Saucers and European Ghost Rockets, 1946–1947,” by Pierre Lagrange, or “Seeing the Future of Civilization in the Skies of Quarouble: UFO Encounters and the Problem of Empire in Postwar France,” by James I. Miller. See:
(11) I found a beautiful example of “light pillars” in the following link:
For a complete information on the natural formation of this atmospheric phenomenon, I recommend the reading of Wim van Utrecht’s excellent Caelestia site: http://www.caelestia.be/article01a.html
(12) Do you remember when we all criticized Governments for keeping UFO information secret? It was before most Governments became transparent and declassified their confidential records. Today, the situation has reversed. It is UFO organizations like (now defunct) NIDS or Patrons like BAAS which withheld their relationship to State agencies like NSA or DIA, and, of course, their acquisitions. Read: 
https://ufotrail.blogspot.com/2019/09/national-security-agency-fort-meade-md.html
(13) As every experienced UFO inquirer knows, the Moon produces many false UFO observations. French investigator Eric Maillot has written a paper entitled “Analyse clinique de cas de méprises ovnis avec la Lune" (Clinic analysis of UFO mistakes with the Moon): http://www.unice.fr/zetetique/articles/meprises_lune.html
For his part, Spanish researcher J.C. Victorio Uranga has published in his blog over 40 examples of UFO misidentifications with the Moon as the culprit:
In his last blog’s post, Victorio Uranga has shown yet another close encounter to be created by the unexpected nocturnal appearance of our natural satellite:
(14) After launch, the SpaceX’s Falcon9 second stage had a deorbit burn over Western Europe at 14:56UT on November 11, 2019. It generated spectacular images and, naturally, UFO reports from the space-tech misinformed. Jim Oberg has released a detailed report:
Montoulieu, France, November 11, 2019.
LITERATURE
Invited Review
J´AI VU UN OVNI, perceptions et réalités, de Xavier Passot
Comments by Jaime Servera
Soft cover book edited in June 2018 by Cherche Midi Editions, Collection Documents, 143 pages:
About the author: Xavier Passot, astronomer and amateur photographer, computer engineer at CNES, National Center for Space Studies, head of GEIPAN (Study and Information Group on Unidentified Aerospace Phenomena) from 2011 to 2016. The prologue is by Pierre Lagrange, a sociologist, who is interested in the question of extraterrestrial beliefs and phenomena from an open perspective. He is the author of several books, including “La rumeur de Roswell” and “La guerre des mondes a-t-elle eu lieu?” He recommends this work to potential witnesses of unidentified flying objects to encourage them to distrust perceptions of misleading stimuli, whilst at the same time intending no criticism of ufologists, with whom Xavier Passot has always enjoyed good relations.
Unlike previous agencies, the CNES opened its doors to the public and GEIPAN established a fluid dialogue with the researchers, even admitting some of them to its experts committee, Xavier Passot being the architect of this approach and the organizer of the first colloquium opened at CNES venues in Paris in 2014. An important step had been taken that would never again be reversed.
Following some considerations of scientific objectivity, of ufologists, and of the new methods that can be applied today, Pierre Lagrange concludes his foreword proposing that the reader takes into account that this work is the beginning of a dialogue proposed by its author since, as the philosopher Isabelle Stengers wrote, “the future where we will know what the word UFO means is perhaps a future where we will be surprised that for so long the sciences have been deaf to the problems that concern public opinion”.
Who hasn´t encountered witnesses totally confused by some strange appearances in heaven? Our first reaction will then be to check if other people have witnessed the same phenomenon in order to be able to check and compare the testimonies in the light of our own perceptions, beliefs, experiences and knowledge. In France for more than forty years, an official body, the Aerospace Phenomenon Studies and Information Group (GEIPAN), which is under the National Centre for Space Studies (CNES), collects and researches these testimonies.
Xavier Passot, its former manager, presents in this book a range of cases aimed at unmasking the illusion of reality in the UFO phenomenon, describing in detail the phenomena observed, unfolding the most common errors and illusions of perception; he provides us with the methodology and technical means currently in use, clarifies the riddles of heaven and the mysteries of the human helping us to understand our perceptions in a level-headed way.
He structures his work in four blocks (GEIPAN dossiers, complementary research, the UFO challenge and conclusions) and in its final pages, we find a bibliography with comments of the author proposing some works on the foundations of ufology, tools for analyzing UAP reports (Unidentified Aerospace Phenomena, PAN in French), reflections on the UFO phenomenon and the review of three books on unexplained case reports with some drawings supplementing a series of color photographs in a central booklet. After touching briefly on the history of GEIPAN, the author comments that this Agency usually receives about two hundred testimonies a year, which after examination and research are classified into four categories according to their level of consistency and strangeness:
     a) explained cases
     b) cases likely explained
     c) insufficient documented cases
     d) unexplained cases
He leads the reader along the same route he took during his mission in GEIPAN, that is  to expose the complexity of human witness by a scrupulous study of individual cases. Here we find re-entries of satellite parts, meteor falls, shooting stars, the International Space Station, Venus, the Moon, and countless stimuli, most of them luminous, misunderstood by witnesses. Xavier Passot details in depth the steps taken in an investigation from the time of reception of a report or testimony to the final conclusions, the witness being at the center of the investigation. He summarizes a sample of seventeen French cases, some of relevance, between 1965 and 2015. The actions of the French Ministry of Defense and the Air Force are mentioned here in broad terms, highlighting the good relation and collaboration of the GEIPAN.
He refers in a very summary way to the Cometa report, drafted by a group of experts, most of them from the Institute for High Studies of  National Defense (IHEDN) and which was hand-delivered to the French Prime Minister Lionel Jospin, being disclosed in 1999. Interestingly, the strangeness and consistency of some cases in the Cometa report were assessed according to the GEIPAN procedures and can be found in an annex.
He talks unevenly about the complex relations with the media, always difficult, tumultuous at times, since although UFOs belong to the realm of the fantastic anyone can witness one and generate sensational news to exploit for an eager audience. He raises several questions: are the UAP supernatural experiences, aliens, secret devices or unknown phenomena? Commenting very briefly on each of them but recognizing that the UAP exist as phenomena whose identification escapes, for now, our scientific and technical knowledge. One day we may come to know the origin of them but in the meantime, and without falling into the trap of lazy “stopgap” explanations (bouche-trou as he calls them), we must face the challenges that constitute these phenomena.
The serious and in-depth study of human testimony is extremely complex and requires particular methods to manage the reliability of the witness and the richness of his original testimony. Is ufology a science then? Xavier Passot personally believes that ufology deserves the qualifier of science insofar as it applies all the means at its disposal to explain the phenomena that are presented to it, but it is not when non-measurable elements are systematically and voluntarily introduced into the investigation. This is to blow hot and cold at the same time!
In my opinion, this is a book that does not contribute anything specially remarkable to the study of the unidentified flying objects, beyond the author´s own experience in his time at GEIPAN, an agency of worldwide prestige and proven reliability throughout its years of existence, although it is rather interesting to know better the situation of ufology in France and its fluid relations with the French authorities.
A new book on Roswell
In July 2019, an exquisitely documented (German style) book on the alleged Roswell flying saucer crash has been released by GEP and CENAP, under the authorship of Uli Thieme. With the title of Roswell. Ein UFO Mythos (Roswell, a UFO myth), it presents the supported conclusion that the collected debris was produced by the fall of a Mogul balloon train in the New Mexico desert. Rancher Brazel, animated by some acquaintances that he might have found a flying disc, reported the find to the sheriff of Roswell. Even before it was discovered what kind of debris it was, an overzealous press spokesman called the media and reported it in a sensationalized way. It started the myth. What happened has nothing to do with alien spaceships. This is a belief far from reality. Specially remarkable is the fact that this 197-page, highly illustrated publication is available free as a PDF through the following link:
Uli Thieme, author
The Canary Islands *UFO*
Ricardo Campo, Ph.D. in Philosophy, investigator, lecturer and author, has just published a new book, entitled in Spanish El OVNI de Canarias: Historia y análisis de una creación periodística (The Canary Islands UFO. History and analysis of a media creation). Entirely devoted to one single UFO episode, the multiple sightings of March 5, 1979, the book reviews all implications of these events in 372 pages. There you will find everything concerning this case, one of the most important UFO occurrences in the Spanish UFO chronicles. This volume represents a noteworthy contribution to the documentation of past, relevant UFO mysteries that became elucidated years later after intense research work, where Dr. Campo played a significant role. I deeply advocate the conclusions (US Navy missile launches) and urge that a copy of this book is in the shelves of every ufologist. It can be purchased through these links:
Amazon: https://tinyurl.com/rktx3u9
 
This is one of the many series of shots taken of the missile-UFO observed across the Canary Islands, in the Atlantic Ocean, on March 5, 1979. Alajeró, La Gomera Island. © Joaquín Nebro.
From a sequence of photograph taken from Playa de las Américas, Tenerife Island. © Miguel Ángel Gasalla.
Among Ufologists, Believers and Contactees
In Spanish: “Entre ufólogos, creyentes y contactados”, is a salient opus, a text of compulsory reading in order to apprehend and understand the history of ufology in Spain. It was written by anthropologist Ignacio Cabria, who described it as “a social history of UFOs in Spain”. Printed in 1993, now it has been uploaded as a free PDF in Academia.edu:
PERSONAL LOG
(1) Last November 6, I had the pleasure to meet Chilean investigator Diego Zúñiga. M.A. in Journalism, with a thesis on the advent of UFOs, codirector of the past journal La nave de los locos and author of Notícias de Marte, he currently works in the German Deutsche Welle and lives in Bonn (Germany). It was a most friendly encounter in which two of my coworkers in Valencia, Jaime Servera and J.P. González, also participated, an interesting and heartwarming chat that we immortalized in the following snapshot.
Valencia, November 2019. From left to right, Vicente-Juan Ballester Olmos, Daniel Zúñiga, Jaime Servera and J.P. González.
(2) This final part of my blog is designed for family events, meetings with colleagues, visits, etc. Being formal and serious is not incompatible with being relaxed and humorous. Today, the Spanish section below contains details of three different caricatures of mine drawn by artists or friends between 1969 and 1998. I thought it was nice to let you know the history behind them.
Caricature of V.J. Ballester Olmos made by Javier Salvador, 1998.
Acknowledgements
Thanks to the following colleagues who have sourced material, analysis or assistance to the current edition of this blog: Luis Ruiz Noguez (Mexico), Juan Carlos Victorio Uranga (Spain), Luis E. Pacheco (Stratocat, Argentina), Hans-Jürgen Köhler (CENAP, Germany), Dr. Ricardo Campo Pérez (Spain), Joan Plana (Spain), Juan P. González (Spain), Pablo Petrowitsch (Chile), and Jaime Servera (Spain).
UFO BOOKS  AND SCIENCE BOOKS FOR SALE OR SWAP
See the following spreadsheet list of books for sale or swap.
BOOKS BY THE AUTHOR           
A Catalogue of 200 Type-I UFO Events in Spain and Portugal
http://www.cufos.org/books/Catalogue_of_200_Type_I_UFO_Events_in_Spain_and_Portugal.pdf
OVNIS: el fenómeno aterrizaje (UFOs: The Landing Phenomenon)
Los OVNIS y la Ciencia (with Miguel Guasp) (UFOs and Science)
Investigación OVNI (UFO Investigation)
Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS (with J.A. Fernández Peris) (Encyclopedia of UFO Close Encounters in Spain)
Expedientes insólitos (Unusual Files)
These books are available in the second-hand market, for example:
Norway in UFO Photographs: The First Catalogue (with O.J. Braenne)
UFOs and Government (with M. Swords & R. Powell and C. Svahn, B. Chalker, B. Greenwood, R. Thieme, J. Aldrich, and S. Purcell)
Avistamientos OVNI en la Antártida en 1965 (with M. Borraz, H. Janosch & J.C. Victorio)
Belgium in UFO Photographs. Volume 1 (1950-1988) (with Wim van Utrecht)
HOW YOU CAN COLLABORATE WITH FOTOCAT PROJECT
There are several options you can follow:
· Volunteer work, onsite or remote
· Deliver sighting reports, photographs, archives, bibliography, etc.
· Donations to help defray research expenses
You can reach Vicente-Juan Ballester Olmos directly by e-mailing to:
ballesterolmos@yahoo.es

2019/DICIEMBRE/18 (ES)
BASE DE DATOS FOTOCAT
El número de líneas del catálogo en la actualidad es de 12.571. Cada línea se corresponde con un avistamiento fotográfico o de vídeo individual.
NUEVAS PUBLICACIONES DEL AUTOR
Aterrizaje OVNI durante maniobras del Ejército de Tierra
V.J. Ballester Olmos & J.C. Victorio Uranga
En marzo de 1990, el primer autor supo del incidente a través de Joan Plana Crivillén, del CEI de Barcelona, quien a su vez había sido informado por Eusebio González, del grupo CICO (Centro investigador de casuística OVNI) de Torrelavega, Cantabria, dos meses antes. El testigo, J.S.O., conoció a un miembro de dicha asociación en un grupo de amigos a quienes les había contado el avistamiento que había protagonizado. A partir de ese momento, González y sus colaboradores realizaron varias entrevistas  para recabar todos los datos de la observación.
En aquel momento, los hechos ocurridos a la 1:30 del 7 de julio de 1986, en Páramo de Masa, Burgos, eran los siguientes, según se habían narrado: un grupo de entre treinta y cuarenta soldados, junto con sus correspondientes mandos, pertenecientes al Ejército de Tierra, con destino en la Capitanía General de Burgos, se encontraba realizando unos ejercicios nocturnos en el campo. Repentinamente observaron, a unos 100 metros de distancia, un objeto de forma lenticular de un tamaño inmenso (unos 300 metros) que se hallaba a baja altura o quizá posado en el suelo.
Alertado por la presencia de los militares, el objeto empezó entonces a elevarse lentamente en vertical y, al tomar altura, fue apareciendo por su parte inferior un gran haz luminoso dirigido al suelo, que tenía forma cónica (o vertical, en otra versión del testigo). El objeto era luminoso blanco y en cada extremo tenía una luz de color rojo (en otra versión indica que las dos luces rojas estaban casi en el centro del objeto). El haz que desprendía era de color blanco neón, continuo, sin variaciones y no efectuó movimientos laterales.
Dibujo del objeto y del haz de luz hecho por el testigo. Cortesía Eusebio González (CICO).
 Al parecer, el haz fue visto durante medio minuto y el objeto durante cinco o seis minutos. El objeto desapareció por el horizonte. Como hacía bastante viento, el soldado-testigo informante no está seguro de si se escuchó un sonido similar a un zumbido.
Ante la visión del fenómeno algunos soldados quedaron muy impresionados, otros tuvieron miedo y el resto mostró incredulidad.
Reconstrucción de Joan Plana (1990).
Según contó el testigo, un sargento llamado Higueras tomó nota del suceso y posteriormente le enseñó un archivo oficial que contenía informes de acontecimientos similares. Dicho archivo se hallaba en la Sección de Archivos Históricos de la Capitanía General de la Quinta Región Militar Pirenaica Occidental, con sede en Burgos.
Uno de los autores (VJBO) se especializaba entonces en el estudio de los informes OVNI de procedencia militar y había realizado varios trabajos sobre avistamientos de supuestos “aterrizajes” de OVNIS1, por lo que este suceso era doblemente interesante. Primeramente, mandamos formularios específicos al CICO para conseguir más datos del testigo. A la par, el 21 de mayo de 1990 le escribimos directamente a su domicilio familiar en un pueblo de Cantabria. En octubre lo hicimos a su casa de una localidad madrileña. Nunca hubo respuesta, lo que nos causó gran perplejidad habida cuenta que hasta el momento había sido más que parlanchín.
Entretanto, seguíamos nuestra correspondencia con González, del CICO, para ampliar información. Además, solicitamos que interviniera el historiador y veterano ufólogo José Antonio Cezón, quien con las pistas que le facilitamos localizó y entrevistó al joven testigo, entonces Vigilante Jurado en Prosegur prestando sus servicios en el aeropuerto de Barajas. Escribe Cezón2:
Al mencionar la palabra clave…Páramo de Masa…casi inmediatamente me ha dicho que tiene prohibido hablar del tema, por dos razones:
1ª Por trabajar en Aviación Civil
2ª Por la estabilidad psíquica que se supone a un guarda jurado
El testigo le hizo a Cezón varias manifestaciones: que perteneció a un Cuerpo que nunca hacía marchas y menos nocturnas; que hubo investigación oficial y que a todo el grupo les ordenaron decir que aquella noche habían estado en sus barracones; que tuvo la impresión de que sus jefes ya esperaban la presencia del fenómeno; y que había muchos testigos más, de alguno de los cuales conservaba sus direcciones.
Procedía entonces hacer las comprobaciones de rigor. Plana, con quien durante la década de los noventa el primer autor realizaba investigaciones sobre presuntas observaciones OVNI por personal de los ejércitos3, escribió  al jefe de la Sección de Archivos de la Capitanía General de la Región Militar Pirenaica Occidental. El 21 de noviembre de 1991, el General Fernando Martínez Valín respondía así:
…le comunico que en el Cuartel General no se dispone de archivos relacionados con el tema OVNI, y por ello no es posible atender el resto de las peticiones que efectuaba en la citada carta.
No satisfecho con esta respuesta, Plana se dirigió ahora a la jefatura del Estado Mayor del Ejército de Tierra, en Madrid, de donde obtuvo contestación del Teniente General Ramón Porgueres Hernández, jefe del EM del ET, quien tras acusar recibo de su carta relativa al tema OVNI, añadía:
…sobre el particular le comunico que en la Región Pirenaica Occidental no existe información alguna sobre dicha casuística.
 
Ya hemos escrito antes que una respuesta oficial, debidamente firmada, es un documento administrativo vinculante y si contiene, como en este caso, una respuesta no ambigua, es singularmente cierta4. Por ello, si hay que dudar de alguien, sería de las afirmaciones del testigo acerca de haber visto unos supuestos archivos oficiales. En el mejor de los casos, ¿no serían más bien papeles particulares del suboficial antes citado, aficionado a los OVNIS?
Ya bien entrado 1992, proseguíamos nuestra correspondencia con Eusebio González, del CICO, quien ya apuntaba varias contradicciones en el testimonio de su informador.
Este resulta un informe OVNI característico. Alguien cuenta algo extraordinario y no hay más pruebas que su palabra. Puede haber incluso mucha información (muchos detalles) pero que no se pueden comprobar ni, por otra parte, refutar. O sea, un caso de platillo volante aterrizado en Burgos delante de un destacamento militar. Así queda para siempre, formando parte del acervo de casuística que avala la realidad del fenómeno OVNI.
Pero, lo cierto y verdad, es que hay algunos elementos que llaman la atención y crean dudas sobre la veracidad del caso (además de la negativa oficial de los archivos OVNI del ET, cuya existencia se basa en el testimonio del testigo).
La zona del supuesto avistamiento es un verdadero desierto. Con una extensión de más de 160 km2, en 1970 el municipio de Masa tenía apenas 127 habitantes.  Ideal para no haber testigos externos que pudieran corroborar lo sucedido.  Imprecisión, además, en la localización del punto del “encuentro”.
Paraje típico del Páramo de Masa.
De los supuestos numerosos soldados y oficiales que vieron el OVNI cerca del suelo, nadie jamás ha salido a la palestra a confirmar los hechos. Solo se dispone de la versión de J.S.O.
No hay ningún dato del avistamiento (relato, cuestionarios, etc.) que venga directamente del testigo. Toda la información se conoció a través del mencionado grupo CICO. Por alguna razón de peso, halló excusas para no proseguir con ese relato en los años posteriores.
Destinado en la Capitanía General de Burgos, era un destino cuyo personal no realiza maniobras ni marchas nocturnas y menos en un mes de vacaciones.
Hay un dato especialmente crítico, sin embargo, que hemos averiguado ahora y que parece poner en entredicho esta historia. En uno de los cuestionarios se dice que, cuando el testigo observó el OVNI tenía a su espalda a la Luna. A la 1:30 del día 7 de julio de 1986, momento de la supuesta observación, no había Luna. Cuando el citado astro se ocultó, ese día, a las 21:53 horas, todavía no había oscurecido.
Estos datos poco claros y contradictorios nos hicieron pensar en una broma de J.S.O. que se le fue de las manos. En este sentido, recordamos la alternativa planteada en su día por Cezón: “Un testigo bromista que ha jugado a tomarle el pelo al grupo de Cantabria y no quiere reconocerlo”.5 En uno de los libros del primer autor se instaba a reinvestigar los casos no resueltos una vez que transcurrieran muchos años, por las oportunidades que eso conlleva en varios aspectos.6 Eso nos espoleó a “revisitar” este episodio inconcluso.
Y, para ello, nada mejor que ir directos al responsable de todo: J.S.O. Dado que conocíamos su nombre completo, las Páginas Blancas nos dieron su dirección. Y en octubre de 2019 -treinta años después de los sucesos- le escribimos una carta, avanzándoles nuestro propósito de estudiar los hechos narrados en 1990. Pocos días después, recibimos este correo electrónico:
En relación con la misiva que he recibido, solo constatar que como ustedes presuponen, fue un error de juventud por mi parte. Siento mucho las molestias causadas a su grupo, y por mi parte los animo a seguir con su proyecto. Espero sepan perdonar mi temeridad.
Asunto resuelto. Una confesión diáfana. En posterior intercambio de mails, agregó la razón última para ello: Quizás fue el encajar o no sentirse desplazado lo que me llevó a contar dicha historia, no con intención de reírme de ellos, ni mucho menos, ya que yo también creo que no estamos solos. Pero, ya se sabe, la bola va creciendo y no sabes cómo salir.
¿Podemos aprender algo de este acontecimiento? En nuestra opinión, ello debería hacer reflexionar a más de uno que cree que la encuesta ufológica consiste en tomar nota de lo que la gente le cuenta, sin ponerlo en tela de juicio7-11. No. La verdadera investigación de campo pasa por considerar críticamente los relatos que oímos y establecer, lo más objetivamente posible, las causas que los provocan. Otra cosa sería querer creer. O, peor, necesitar creer.
Referencias
(1) Vicente-Juan Ballester Olmos y Juan Antonio Fernández Peris, Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS, Plaza & Janes (Barcelona), 1987.
(2) José Antonio Cezón Alonso, comunicación personal a V.J. Ballester Olmos, 9 de septiembre de 1991.
(3) Vicente-Juan Ballester Olmos, “Los archivos OVNI militares son ya de dominio público”, Cuadernos de Ufología (II), Núm. 16-17, 1994, páginas 5-13, https://tinyurl.com/y74k3do4
(4) Vicente-Juan Ballester Olmos, “Morón, sensacionalismo y respuestas oficiales”, septiembre de 2001, http://www.webcitation.org/6mmRSNxXQ
(5) José Antonio Cezón Alonso, comunicación personal a V.J. Ballester Olmos, 17 de febrero de 1992.
(6) Vicente-Juan Ballester Olmos y Miguel Guasp, “Las contraencuestas de casos antiguos”, en Los OVNIS y la Ciencia, Plaza & Janés, 1989, páginas 175-180.
(7) Juan Carlos Victorio Uranga, “¿Qué fue del ovni de Barbate?”, http://misteriosdelaire.blogspot.com/2017/08/que-fue-del-ovni-de-barbate.html
(8) Juan Carlos Victorio Uranga, “Sobre el "platillo volante" visto y fotografiado en Castejón”,
(9) Juan Carlos Victorio Uranga, “Una historia increíble de OVNI gigante”, http://misteriosdelaire.blogspot.com/2013/02/una-historia-increible-de-ovni-gigante.html
(10) Juan Carlos Victorio Uranga, “¿Un robot extraterrestre en Burgos?”,
(11) Juan Carlos Victorio Uranga, “Un agricultor vasco a punto de descifrar el misterio de los "platillos volantes", http://misteriosdelaire.blogspot.com/2006/12/un-agricultor-vasco-punto-de-descifrar.html
A los efectos de cita formal, el enlace de este trabajo es el siguiente:
INVESTIGACIÓN Y CASUÍSTICA
Hace diez años publiqué en la desaparecida revista Karma-7 un artículo sobre la reentrada sobre Benín (África occidental) de un cohete portador japonés. Acabo de revisarlo, actualizando enlaces e ilustraciones y añadiendo alguna información. Lo he subido al portal de Academia.edu con este enlace:
https://www.academia.edu/41096531/_Que_ocurrio_en_Kandi
Excepto dos anexos, el cuerpo del artículo sigue a continuación:
¿Qué ocurrió en Kandi? (Reentrada espacial sobre África)
Vicente-Juan Ballester Olmos
Fechada a finales de abril de 1998, se recibió en la redacción de la revista Cuadernos de Ufología1 una carta firmada por el doctor Ange Noudehou, director de “Assouka”, un periódico independiente editado en Cotonou, capital de la república de Benín. Se trata de un pequeño estado de África occidental emplazado entre Nigeria y Togo. “Hace varios días (sic) -decía la misiva, traducida del inglés- un objeto volante no identificado aterrizó en una región al norte de mi país…Solicito su ayuda para examinar este objeto, actualmente en manos del Gobierno, que no tiene recursos, ni intelectuales ni de laboratorio, para examinarlo”.
Julio Arcas, director de CdU, me remitió la carta en mi calidad de director de investigaciones de la Fundación Anomalía e inmediatamente respondí, adelantando que con seguridad estaríamos hablando de una reentrada de chatarra espacial, solicitando copia de cualquier información publicada y sugiriendo que requirieran al Gobierno acceso a los restos. El Dr. Noudehou contestó en septiembre, adjuntando fotocopias de “Le Matin”, diario local en lengua francesa, correspondiente al 7 de julio de 1997, con un artículo titulado Que s’était-il-passé à Kandi?, elaborado por Laurent Djiguy, enviado especial a la localidad de cuya información nos haremos eco a continuación.
Para entablar conversación con el gobierno nacional, el Dr. Noudehou nos solicitaba un documento acreditativo de la Fundación Anomalía, así como “instrucciones, consejos, materiales y finanzas”. Nuestra contestación dio pautas para una investigación y documentación de lo ocurrido y le facilitamos un certificado formal dirigido a las autoridades del Gobierno de la República de Benin, nombrándole “representante oficial” de la Fundación.
Los hechos que han motivado el presente trabajo tuvieron lugar entre las 19,45 y 20 horas (L) de la noche del sábado 28 de junio de 1997 en una aldea conocida por Gando Kossi kanan, de unos 2.000 habitantes, situada a ocho kilómetros del pueblo de Kandi.  Aunque no hubo que lamentar desgracias personales ni materiales, la caída de un objeto luminoso no identificado del espacio suscitó un gran sobresalto entre la población musulmana de Gando Kossi kanan, que tuvo que emprender la desbandada cuando se encontraba en plena oración.
Según una versión recogida en la localidad vecina de Gamia, el objeto se precipitó del cielo ardiendo, siendo visibles tres partes (un cuerpo y como dos alas) que a unos 40 metros del suelo tomaron trayectorias distintas. Por el contrario, en Pédé y Gando Kossi kanan, los lugareños afirmaban unánimemente que solo hubo un objeto, el cual produjo una serie de detonaciones antes de caer a tierra en una zona de difícil acceso. Efectivamente, el objeto vino a parar a una estepa pedregosa sembrada de zarzas adonde sólo llegaban los peatones y los zémidjans (moto taxis).
A la mañana siguiente, se encontró en el lugar una lámina metálica, “casi carbonizada”, de unos 10 kilogramos de peso y forma cóncava, como una enorme oreja. Su base tenía una estructura circular con un pequeño dispositivo en forma de “T” en el centro y tornillos de fijación en la periferia. El objeto mostraba también un tapón de depósito dotado de una mecha negra dañada. Un detalle curioso -con toda seguridad espurio- fue aportado por Ati Inoussa, director de la única escuela pública de la aldea y uno de los primeros testigos oculares del suceso, cuando contó que “los niños que cometieron la torpeza de tocar el objeto comenzaron a rascarse el cuerpo; podría ser que hubiera una sustancia radioactiva muy perjudicial para el hombre”. Inicialmente se barajaron dos hipótesis principales acerca del origen del objeto: que se tratara de un fragmento del ala de un avión o bien, más probablemente, que fuera parte de algún satélite (una opinión que compartía, por ejemplo, Touré Nouhoun Isa, Jefe de la Circunscripción de Kandi).
Figura 1
 
Figura 2
No hace falta ser un gran experto para reconocer de inmediato que los restos caídos en esa zona del África occidental pertenecen a algún vehículo espacial (terrestre, naturalmente) que había penetrado en la atmósfera. Las fotografías publicadas en el periódico (véanse las Figuras 1 y 2) son estereotipos perfectos de la quincalla de una reentrada2-3.
El siguiente paso era, obviamente, identificar el causante del decay. Para ello, recurrí al Spacewarn Bulletin, publicación del World Data Center A for Rockets and Satellites, del Goddard Space Flight Center de la NASA (Maryland, Estados Unidos), donde se informa de lanzamientos de cohetes, probables fechas de su reentrada y fechas definitivas de las mismas. La información es pública y se accede a la versión electrónica a través de su correspondiente página web4. Lo primero fue localizar aquellos ingenios astronáuticos que decayeron el 28 de junio de 1997. El boletín Nº 525, de julio de 1997, señalaba que sólo se produjo una reentrada aquel preciso día. Se trata del siguiente objeto5:
1987-012B (designa el año de lanzamiento, un número secuencial y una letra que designa como A el satélite que se puso en órbita, como B el cohete impulsor y sucesivas para otras partes del complejo tecnológico enviado al espacio exterior).
17481 (número del catálogo del USSPACECOM, Mando Espacial de los Estados Unidos, con sede en el NORAD).
R/B M-3S2 (rocket body o booster, cohete de lanzamiento y tipo de impulsor).
Seguidamente procedí a repasar los boletines de 1987 hasta encontrar los datos del lanzamiento numerado 1987/012. En efecto, en su Nº 400, de febrero de ese año, el Spacewarn Bulletin informaba de los detalles técnicos de la experiencia.
Lanzado desde el centro espacial de Kagoshima, del Instituto  de Ciencias Astronáuticas y del Espacio de Japón, el 5 de febrero de 1987, un cohete puso en órbita el Astro C (1987-012A/17480), un satélite dedicado a la astrofísica de alta energía dotado de contador y monitor de rayos X para todo el cielo y de un detector de rayos gamma. Este satélite emitía dos frecuencias de telemetría en las bandas de 400.0 MHz y 2280.5 MHz. Los elementos orbitales del objeto satelizado tenían un periodo de 95.9 minutos, 593 kilómetros de apogeo y 528 kilómetros de perigeo -una órbita casi circular-, con una inclinación de 31.2 grados. Al satélite se le dio el nombre de Ginga, galaxia en japonés.
En efecto, componentes de satélites o de los potentes misiles que los propulsan a sus órbitas sobreviven eventualmente al enorme calor del proceso de reentrada en la atmósfera y alcanzan el suelo.  Un ejemplo reciente de chatarra espacial, procedente de la segunda y tercera etapas de un cohete Delta II, lo tenemos en un tanque de combustible de acero inoxidable de más de 200 kilogramos (Figura 3) y un tanque esférico de titanio de 30 kilogramos (Figura 4), que se estrellaron en dos localidades cercanas de Texas el 22 de enero de 19976
 Figura 3
Figura 4
Volviendo al incidente que nos ocupa, lo que cayó sobre la aldea africana fueron los restos -después de su cruce abrasivo a través de la atmósfera- del cohete usado para poner en órbita al satélite japonés de investigación científica Astro C.
Finalizada esta investigación, comuniqué el hallazgo al Instituto de Ciencias Astronáuticas y del Espacio de Japón. Me respondió el profesor Yasunori Matogawa, director del Kagoshima Space Center, que desconocía esta información por completo. Tras alguna correspondencia facilitándole los datos pertinentes, que le resultaron extraordinariamente interesantes, el centro espacial japonés decidió hacer una donación económica a la Fundación Anomalía, que ayudó a cumplir nuestros objetivos de preservar los fondos de la “cultura ovni” en España y proseguir nuestro programa de publicaciones y edición de libros.
Referencias
(2) Ballester Olmos, Vicente-Juan, “El peligro que viene del cielo”, Expedientes Insólitos, Temas de Hoy (Madrid), 1995, páginas 78-96.
(3) Ballester Olmos, Vicente-Juan, “La reentrada del Cosmos 749”, Investigación OVNI, Plaza & Janés (Barcelona), 1984, páginas 113-121.
Agradecimientos
El autor expresa su agradecimiento a Manuel Borraz y a Jaime Servera por su colaboración en distintas fases de la preparación de este artículo.
Quiero aprovechar esta ocasión para citar algunos otros trabajos que he escrito en los últimos años sobre la misma materia, reentradas atmosféricas de cohetes o satélites que se han tomado por ovnis. Creo que a más de un lector de este blog le serán de interés:
* V.J. Ballester Olmos & Matías Morey Ripoll, “27 noviembre 1999: ¿La última reentrada del milenio?”,  http://www.webcitation.org/6mx68649U
Al respecto, véase información complementaria y video clips en el siguiente enlace (hay que bajar hasta “La reentrada del Shenzhou” y “Apéndice para este blog”): http://fotocat.blogspot.com/2009_10_21_archive.html#es
* V.J. Ballester Olmos & Ricardo Campo Pérez, “Despliegue luminoso sobre Canarias en noviembre de 1997”, http://www.webcitation.org/6mx4zJ8DK
* V.J. Ballester Olmos, “Avistamientos del 2/6/2004: el Ejército del Aire informa”, http://www.webcitation.org/6mmRSNxW4
Más información e imágenes en estos blogs (bajar hasta “Nuevos datos sobre la bola de fuego del 2 de junio de 2004”),
* V.J. Ballester Olmos, “Desclasificación OVNI: El último expediente”, 
* V.J. Ballester Olmos, “A Gorgeous Space Junk Decay”, (bajar en el blog hasta la noticia): http://fotocat.blogspot.com.es/2014_09_25_archive.html
Ensayo
He escrito una reflexión sobre la probable naturaleza más profunda de los abundantes relatos de encuentros con extraterrestres que tenemos en la casuística ufológica. Espero les parezca sugerente…
¿De verdad tenemos informes de extraterrestres?
Vicente-Juan Ballester Olmos
Song miraba al hombre que llamaba padre en el porche trasero cada noche, hablando con su cuello y trazando las trayectorias de las estrellas con una pluma de líquido corrector, en el reverso de un mapa estelar, buscando ovnis. Las obsesiones de muchas personas, razonó Song, tenían un precio.  De las muchas cosas que ella sabía que a él preocupaban por entonces, ésta parecía la más inofensiva.1
Los investigadores de ovnis (desacreditadores, escépticos o creyentes, todos por igual) somos completamente conscientes de un aspecto particular de este enigma: con unas pocas excepciones, la mayoría de la pequeña fracción de avistamientos sin resolver (antiguos, generalmente) son efímeros, ambiguos o están pobremente documentados. Esto es un hecho. Y esta es la razón fundamental de la falta de fiabilidad de las "pruebas" y de la desconfianza en su valor por parte de la sociedad científica y los gobiernos. Sin embargo, el verdadero núcleo de acontecimientos aparentemente impresionantes e insolubles, que sólo una teórica presencia alienígena puede explicar, son los "encuentros cercanos". Historias de aterrizajes de naves espaciales de otro mundo en suelo terrestre, con sus correspondientes pilotos humanoides a bordo.
En cuanto a las cualificaciones de los observadores -ya sean pilotos, militares, científicos, clérigos, oficiales de la ley, políticos o jueces, por ejemplo-, no importan realmente en el análisis final. Al fin y al cabo, son personas comunes y corrientes que afirman haber experimentado el Primer Contacto. No tiene sentido discutir si un observador desde un avión en vuelo vio un objeto volador o la bola de fuego de un bólido. O si una mancha en imágenes pixeladas de un video de la Marina estadounidense es un globo, un pájaro o un dron. Si los discos voladores de los años cincuenta representan un punto de inflexión fundamental en el siglo, entonces la humanidad debería concentrar importantes recursos de investigación en los miles de testimonios de estas apariciones de la era espacial, recogidos por las organizaciones ovni a lo largo de los años, especialmente durante los años sesenta y setenta, aunque no limitados a ese periodo de tiempo.
¿Por qué los defensores a ultranza de la realidad ovni extraterrestre no defienden los numerosos ejemplos de esta supuesta intervención alienígena en nuestro planeta como base para su creencia? ¿Por qué no proponen estos incidentes a las Naciones Unidas, a los gobiernos nacionales, a la Academia de Ciencias o a las revistas científicas? Esta debería ser su principal prioridad y objetivo, en lugar de discutir detalles insignificantes sobre el tamaño angular o la distancia de la observación de una luz en el cielo a finales de los años cuarenta.
Se supone que esos son los mejores casos. La prueba definitiva. Sin duda alguna. Sin embargo, no se señalan como importantes o decisivos. No tan fundamentales como para demostrar que hemos sido visitados por viajeros de otras partes del universo. ¿A nadie le parece extraño?
Tengo una teoría. Llámelo una suposición o una sospecha. Una razón para esto. Incluso para el creyente más ferviente, el relato que cuentan del breve aterrizaje de una nave espacial con sus ocupantes deambulando resulta difícil de tragar. No solamente porque en la masa de informes no hay coincidencias entre ellos. Básicamente, porque son casos de un solo testigo. Sucesos extraordinarios vividos por espectadores únicos, o por dos, con suerte. En ocasiones, ciertos ovnis atmosféricos (ovis) son vistos por cientos de personas a la vez, pero ¿por qué estos augustos episodios de interacción con razas extraterrestres apenas ocurren a almas aisladas y solitarias?
Por lo tanto, es legítimo preguntarse: ¿fueron reales estas experiencias? No se encuentran ni tuercas ni tornillos. No queda un papel, fórmulas, holografía o mensaje digital. Ni un solo regalo. Nunca, jamás. Miserables hombrecitos verdes. Apenas aparecen para asustar a pacíficos campesinos, granjeros o conductores. ¿Y si éstas fueran apariciones imaginadas? Considerando la ausencia de pruebas en forma de materiales exóticos o de algo más sólido que las huellas circunstanciales en el suelo, tenemos el derecho a aumentar la probabilidad de que las narraciones de la llegada de las supernaves espaciales sean meramente historias que en realidad no ocurrieron.
Frente a este escenario, entiendo que solo existen dos opciones: son historias ciertas o no lo son. Patentemente, no son verdad. Las implicaciones de que los extraterrestres aterricen en nuestro patio trasero durante unos pocos minutos, después de un viaje de años luz, para enseguida escapar rápidamente, son absurdas y demenciales. Por lo tanto, la alternativa racional es que esto no ha ocurrido. Y el debate está abierto: o es una invención y una fábula, o es una alucinación y una creación de la mente. O una mezcla de ambas.
En el primer caso, el informador relata una invención, una mentira que se sale de control, una falsedad consciente que repite una y otra vez y colorea y exagera ante los periodistas de televisión. En esta opción, el comunicador, empujado por una de múltiples causas posibles, simplemente se inventó la historia. Punto. Es el investigador experimentado, ahora, quien deberá determinar las claves del fraude.
En el segundo caso, el sujeto se encuentra bajo un éxtasis psicológico no traumático de breve duración. En este escenario, algo se ha imaginado, probablemente bajo estrés, sin una secuela mental que no fuera el recuerdo de la supuesta experiencia. ¿Quién decidirá cuándo se aplica esta opción? De hecho, el trabajo queda para psicólogos, terapeutas y psiquiatras.
Esta clase de "encuentro cercano" es una experiencia límite (borderline). Límite en el sentido de que existe dentro de la interfaz entre lo fantástico y lo verdadero. No es retórico. Como los eventos reportados no ocurrieron en el mundo real, es un problema mental, todo está en la mente. Yo lo llamo el mundo interior. Nuestro trabajo es reconocer cuando alguien cuenta un cuento, inventa una historia y la crea conscientemente, o desarrolla el autoengaño de una visión fantasmagórica.
En el primer caso, la persona simplemente se comporta como un mentiroso habitual o compulsivo. No es necesario que nos explayemos. En el segundo, la causa es un estado psicológico de corta duración, extremo pero recuperable, que engendra avistamientos fantasmales basados en recuerdos, sueños, lecturas o películas. Y no cualquier tipo de visiones extrañas: el contacto con astronautas extraterrestres, específicamente. Si tenemos una razón para defender la sinceridad de este narrador individual (más robusta que la ingenuidad ideológica), ¿qué más queda?
Los informes falsos pueden tener muchas motivaciones, desencadenantes y excusas. Es nuestra incapacidad para evidenciarlos lo que deja sin resolver este tipo de informes. Me gustaría ahora concentrarme en la pregunta de si el proceso cognitivo que produce una experiencia falsa tiene una firma psicológica única. ¿O muchas? La experiencia de fondo es que alguien piensa que ha tenido un encuentro con seres de otro planeta. Ciertamente, un desorden de personalidad limitado en tiempo e intensidad. Pero ¿cuál? Si estaba completamente despierto, ¿fue una alucinación visual de libro? ¿Una disociación temporal? ¿Epilepsia del lóbulo temporal?  ¿Un falso recuerdo? Si está relacionado con el sueño, ¿un trance hipnopómpico o hipnagógico? ¿Parálisis del sueño? ¿Sueño lúcido? Se necesitan especialistas para explorar esta categoría de presuntas observaciones.
Lo que pongo en duda es que exista un tipo de falso recuerdo o una visión falsa que abarque exclusivamente la noción de la visita extraterrestre, es decir, cuando un individuo aparentemente normal (aunque no evaluado psicológicamente) afirma haber observado durante un lapso de tiempo suficiente (en ausencia de testigos presenciales que lo corroboren) la escena típica de un encuentro cercano con una nave espacial. Esto conecta indisolublemente con la mitología de los platillos volantes, que se desarrolló durante una época determinada, dentro de un entorno cultural y social determinado. Pero si este existiera, encontrar y modelar esta "alucinación alienígena" sería ciertamente una contribución importante de las historias de los ovnis a la Psiquiatría.
En lo que a mí atañe, apoyo la hipótesis de una forma muy sutil de falsedad o engaño, en lugar de un episodio tipo sueño despierto que se centra exclusivamente en la llegada de seres de otro planeta. Tiendo a favorecer el engaño por encima de la visión subjetiva. A menos que los psicólogos creen un modelo formal específico para una "alucinación alienígena", me inclino a favorecer la hipótesis más económica, es decir, una forma suave de mentira, para la mayoría de los eventos de esta naturaleza.
Esta breve exposición delinea dos alternativas para esas experiencias individuales solitarias de alta extrañeza: en lo que respecta a los perceptores, los relatos pueden ser verdaderos (pero de naturaleza psicológica) o no verdaderos (es decir, engaños). Respaldo la proposición de la falsedad, en base a 50 años de mi propio trabajo de campo, entrevistas a muchas personas y el procesamiento de las investigaciones in situ realizadas por colegas internacionales. Sin embargo, se ha sugerido una tercera alternativa: las narraciones de encuentros alienígenas serían la revelación contemporánea de la experiencia histórica trascendente de lo sagrado y lo santo. En la extensa tradición de experimentar la cercanía con lo sobrenatural, en una sociedad tecnológica los dioses se convertirían en seres del espacio exterior.
En mi opinión, tal cosa no se sostiene. En primer lugar, porque todavía vemos y recolectamos tales experiencias religiosas en forma de milagros, apariciones de la Virgen o curaciones a cargo de santos. Por lo tanto, no parece una evolución de un mito a otro. Sobre todo, hay una gran diferencia en la fenomenología. ¿Cuán física ha sido una experiencia trascendente a lo largo de la historia? En los encuentros alienígenas encontramos una máquina 3D perfectamente descrita, la distancia, hora, duración y otros parámetros y medidas claramente definidos, con seres que muestran rostros, expresiones y vestimentas retratadas al detalle, con un comportamiento de los tripulantes de las presuntas naves espaciales debidamente explicado, o con las maniobras de aterrizaje y despegue pormenorizadas detalladamente. Es una narrativa bien definida y carente de ambigüedad.
Tampoco puedo estar de acuerdo con esta tercera "alternativa" porque parece ser más bien una especulación teórica de los estudiosos del folclore o de la religión, lo suficientemente abstracta como para no poderse refutar. Hay autores ufólogos que son también maestros en esta técnica de redacción. Esta me parece más bien una hipótesis de salón que pretende vincular los relatos de aterrizaje de ovnis con el campo profesional del proponente. Fusionar un problema concreto dentro de una categoría más genérica y vaga no ayuda a resolverlo, sino a esconderlo para siempre tras un muro de incomprensión.
Mi opinión es que al estudiar estos casos nos situamos en el límite de nuestra propia competencia (¿cómo evaluar profesionalmente tales testimonios extraños de la gente?) e ideología (¿cómo acomodar en nuestra mente liberal que la gente normal pueda engañarnos y tomarnos el pelo por nada?).
Los relatos de encuentros con humanoides interplanetarios nos hacen preguntarnos sobre el significado y la naturaleza de esos mundos imaginarios. Ahora es el momento de racionalizar en términos psicológicos aquellos relatos inmateriales e infundados que pertenecen al ámbito de la Psicología.
Todavía me apego a la dicotomía verdad/falsedad, ciertamente apoyando la opción de la falsedad, básicamente porque la evidencia es nula después de 70 años. Realmente, esto tiene un gran significado. Recordemos cuántos cacharros nuestros astronautas han dejado en la Luna y las sondas espaciales han dejado en la superficie de Marte, solo en un puñado de aterrizajes. ¡Nuestros registros de aterrizajes de ovnis ascienden a miles y ni una sola pieza de quincalla "marciana" ha sido recuperada!
Comentario aparte, obviamente relacionado con este tema, la forma más elemental y destartalada de falsificación sistemática de encuentro con personas del espacio es el contactado (contactee). De otro lado, la forma más compleja de trastorno mental asociado con el contacto extraterrestre parece ser el fenómeno de la abducción.
Para muchos, los testigos de los fenómenos de encuentros cercanos (EC) son no-testigos, ya que estos son no-sucesos. Otros creen que los testigos fueron espectadores de buena fe de una ilusión que es el producto de múltiples factores, que van desde lo puramente personal -"psicológico"- hasta cualquiera de los diversos contextos culturales en los que ha ocurrido el fenómeno.  Finalmente, para la legión de "creyentes", los eventos EC representan verdaderamente visitas extraterrestres. Este escrito informal no pretende convencer de la bondad de una hipótesis u otra, sino dar pie a la reflexión y abrir nuevas vías de investigación.
Notas
(1) Rusty Barnes, “Song & Jimmy: Four Scenes”, en Mostly Redneck Stories, Sunny Outside (Buffalo), 2011, página 121.
Agradecimientos
Agradezco los valiosos comentarios recibidos del Dr. Greg Eghigian, profesor de Historia de la Universidad Estatal de Pensilvania, y de Fernando J. Soto Roland, profesor de Historia de la Universidad Nacional de Mar de Plata, Buenos Aires.
Búsqueda de patrones en datos ovni
La razón fundamental por la que la información ovni es un caos de datos y no arroja patrones ni constantes y menos leyes universales es porque las bases de datos mezclan ovnis y ovis (esto sin mencionar algo clave: que la inmensa mayoría de casos no identificados son perfectamente identificables). En mi modesta opinión, debido a una mala encuesta y  una forma inadecuada de adquirir los datos. De otro lado, la firma estadística de los catálogos de informes ovni explicados es la misma que la que producen los inventarios de presuntos casos ovni inexplicados. En este contexto, el volumen 29 de 2015, número 2, páginas 195–233 del Journal of Scientific Exploration, el físico español Julio Plaza del Olmo publicó un trabajo titulado “Modeling the Law of Times” (Modelando la Ley Horaria) que la convertía sencillamente en una estructura socio-astronómica, sin ninguna relación con la naturaleza u origen de los ovnis. Este excelente ensayo puede leerse ahora en línea en el siguiente enlace de Academia.edu:
https://www.academia.edu/31712514/Modeling_the_Law_of_Times
Dice el resumen:
La Ley Horaria es un patrón constante presente en cada catálogo de avistamientos de objetos volantes no identificados (ovnis) que describe el número de avistamientos que ocurren en cada hora del día. Muestra que la mayoría de los avistamientos ocurren de noche, alcanzando su máximo a las 21 horas, a veces con un pico secundario a las 2-3 horas, mientras que para las horas de luz diurna el porcentaje de casos es bajo. Durante mucho tiempo se ha sospechado que la disminución de avistamientos durante la noche se debe a factores sociales tales como que las personas se quedan dentro de sus casas y por lo tanto no pueden ser testigos de ovnis. Un aumento en los avistamientos ocurre en horas más tempranas o más tardías de la misma manera que la hora del atardecer varía durante el año. Tomando en cuenta estas características, este trabajo desarrolla un modelo matemático para reproducir la Ley Horaria. Se basa en factores astronómicos como la altitud del Sol y la Magnitud Visual Límite que se relacionan con la probabilidad de que un fenómeno sea visible; y un segundo factor relacionado con los hábitos sociales de la población, responsable de su disponibilidad para presenciar el fenómeno. Estos dos factores por sí solos pueden reproducir con precisión el pico principal de las 21-22 horas de la Ley Horaria.
Es ciertamente oportuno ahora recodar un segundo artículo de investigación que Julio Plaza del Olmo publicó en la misma revista, volumen 29 de 2015, número 3, páginas 425–448, “A Review on the Relation between Population Density and UFO Sightings” (Revisión de la relación entre densidad de población y observaciones ovni), que básicamente indicaba que a mayor número de observadores potenciales, se dan más informes de observación. Este trabajo se halla también en línea en este enlace:
Copiamos aquí el resumen:
En la búsqueda de patrones del fenómeno ovni, la relación de los avistamientos con la densidad de población ha mostrado históricamente resultados contradictorios. Después de más de 40 años de estudios, aún no se ha llegado a una conclusión clara sobre si la relación entre el número de informes y la densidad de población es directa o inversa. Hemos revisado varios de estos trabajos y hemos descubierto cómo conciliarlos todos. Encontramos que existe una relación directa entre el número de avistamientos y la densidad de población; sin embargo, el aumento en el número de informes no es proporcional sino sub lineal con respecto al aumento de la población.
Investigación en España: proyectos en marcha
El veterano investigador valenciano Juan Antonio Fernández Peris ha retomado su dedicación a la ufología desarrollando un catálogo de avistamientos ovni en la Comunidad Valenciana (Castellón, Valencia y Alicante), ocurridos hasta el 31 de diciembre de 1989. Sirva esta nota a modo de llamada a la colaboración para investigadores o agrupaciones que dispongan de casos de esta parte de España, que propicien aportar o intercambiar información. De momento, pueden ponerse en contacto directamente conmigo: ballesterolmos@yahoo.es
También desde Valencia, el ingeniero Juan P. González, estudioso del tema desde los años setenta, gestiona el Catálogo Unificado de Casos OVNI (CUCO), un sumatorio de los registros de 25 catálogos distintos de casos ovni de España y Portugal, que asciende a cerca de 10.000 informes. Una base de datos ciertamente útil para próximos estudios técnicos. Aprovecho la oportunidad para dirigirme a quienes hayan creado listados, catálogos o bases de datos de observaciones ovni en la península Ibérica, que se pongan en contacto con nosotros para que su trabajo forme parte de este proyecto de coordinación de catálogos.
Lo último del CIAE argentino
El CIAE de la Fuerza Aérea Argentina (Centro de Identificación Aeroespacial), bajo la experta batuta del comodoro Rubén Lianza, acaba de difundir su informe anual para 2019, un documento de 61 páginas con las denuncias de avistamientos ovni recibidos de ciudadanos:
Todos los casos llevan asociadas imágenes, como evidencia. Se han analizado 24 informes, 23 llegados directamente a la agencia y uno más viene incluido en la sección histórica “Casos enigmáticos”. 22 son de Argentina, uno sucedió en el espacio aéreo entre Brasil y Argentina y otro ocurrió en Méjico. La monografía es un verdadero tutorial sobre como investigar casos fotográficos científicamente y cubre el periodo 2014 a 2019, más un caso del año 2000. Todas las observaciones han sido resueltas, de esta forma y proporción:  6 reflejos en la cámara, 9 pájaros o insectos, 2 astronáuticos, 2 astronómicos, 2 globos, y 3 causas varias. Lo recomiendo sin ambages.
Más contenidos en la sección en inglés
Las dos versiones de este blog no son idénticas, por lo que te sugiero que practiques inglés con estos artículos que sólo aparecen en ese idioma en la sección superior de este blog: “The Gay Fifties, March 1950”, “Portugal, First Day of Year 1977”, “On Disclosed US Navy UAP Footage”, “History: UFO Investigation at NASA” y “Metamaterials: ‘To The Stars’ Scrap”. 
Miscelánea
(1) Una buena síntesis del estudio ovni del Pentágono, los videos de la Marina de los EE.UU. etc., por Milton Hourcade:
(2) Más -y muy bueno- acerca de los vídeos ovni de la Marina estadounidense:
(3) Matías Morey Ripoll, “Apuntes para una historia de la ufología balear”, un meritorio trabajo que vio la luz en Cuadernos de Ufología, en 2001, y que ahora podemos encontrarlo en línea en Academia.edu:
(4) Nuestro antropólogo de cabecera, profundo pensador y distinguido autor Ignacio Cabria nos escribe: “Me he dado cuenta de que se cumplen los 31 años de la publicación de aquel dossier especial de Cuadernos de Ufología (segunda época, Nº 3, septiembre de 1988) sobre UMMO que agitó las aguas ummitas. Además del famoso artículo de Carles Berché en el que hacía una denuncia de Jordán Peña como autor de UMMO, el dossier contenía un artículo mío que era la primera historia completa de la saga de contactos que tuvieron lugar alrededor de Sesma y la tertulia del café Lyon: "Sesma, Saliano, UMMO y La Ballena Alegre: una historia del contactismo español". Lo he puesto en Academia.edu en este enlace”:
(5) Una sabia frase para tener en cuenta. Del erudito filósofo de la ciencia Mario Bunge, quien en su libro Las pseudociencias, ¡vaya timo! (editorial Laetoli) escribe que “los crédulos son más que los escépticos…la paradoja es que la educación, tal y como está, en vez de hacer que la gente piense en forma científica hace que se vuelva más supersticiosa”. Citado por Antonio Calvo Roy, en su artículo “Neil Armstrong contra el efecto placebo” (El País, Babelia, 3/8/2019, página 8).
(6) Un bello ejemplo de “light pillars” o pilares de luz, lo tenemos en este enlace:
Para tener una información completa sobre la formación de este fenómeno atmosférico, recomiendo la lectura de la magnífica web de Wim van Utrecht, Caelestia: http://www.caelestia.be/article01a.html
(7) El trabajo de Matías Morey “Hollywood contra los platillos volantes. Extraterrestres y ovnis como argumentos cinematográficos”, que se publicó en Cuadernos de Ufología en 2006, se ha subido también a Academia.edu:
(8) El estudioso francés Eric Maillot ha redactado una exposición crítica sobre el suceso de aterrizaje conocido como el “Amarante”. Este reseñable caso fue estudiado en su día a conciencia por el GEPAN y objeto de una de sus magníficas monografías. Este nuevo artículo, “The PAN D of October 21, 1982, called "L’Amarante": a great illusion?”, propone que un globo pequeño de Mylar podría haber penetrado en aquel pequeño jardín casero, permanecer allí durante 20 minutos hasta elevarse de nuevo y perderse de vista del único testigo ocular. La hipótesis se halla en este enlace:
(9) Informe sobre entrevistas de carácter histórico llevadas a cabo para el Project 1947 por Jan Aldrich, Tom Tulien y Barry Greenwood:
http://www.project1947.com/articles/2019trip.htm
(10) “Les OVNI du CNES, trente ans d’études officielles, 1977-2007” es un libro digital que revisa críticamente el trabajo realizado durante décadas por GEPAN/SEPRA/GEIPAN. Bajo la autoría conjunta de David Rossoni, Eric Maillot y Eric Deguillaume, tiene 418 páginas y se publicó inicialmente en una edición limitada en diciembre de 2007. Ahora disponemos de una versión corregida, aumentada y actualizada a octubre de 2016: https://www.book-e-book.com/e-books/158-les-ovni-du-cnes-pdf-30-ans-d-etudes-officielles-1977-2007-9782372460286.html
Una detallada descripción de su índice temático, con enlaces a 200 páginas del libro original, se encuentra aquí: http://www.zetetique.fr/les-ovni-du-cnes-trente-ans-detudes-officielles-1977-2007/
(11) Wayne McCarthy ha publicado “The Scareship Age, 1892-1946: Collected Blog Posts from Airminded”, una recopilación de notas de blog sobre el fenómeno de la nave voladora (“airship”) en varios países, como precursor de la llegada de los platillos volantes:
https://www.academia.edu/25556483/The_Scareship_Age_1892-1946_Collected_Blog_Posts_from_Airminded
El autor del blog original "Airminded" es el historiador australiano Dr. Brett Holman, https://airminded.org/about/
(12) Para aficionados al estudio del rayo globular. Mickhail L. Shmatov & Karl D. Stephan, “Advances in ball lightning research”, publicado en el Journal of Atmospheric and Solar-Terrestrial Physics, volumen 195, 15 de noviembre de 2019. (El resumen está en la versión en inglés de este blog).
(13) Andrew Jay Harvey, alumno del Edinburgh College of Art, escribe sobre la creación de una leyenda urbana: “How and why did the Mothman come into being?”,
(14) Rich Reynolds, sobre el incidente de la supuesta abducción de Betty y Barney Hill. ¿Fue realmente un asalto sexual cuyo trauma fue reconvertido en un encuentro alienígena? Ver:
(15) Curt Collins ha presentado en su blog este importante archivo documental: “The Cash-Landrum UFO Case Document Collection”, 
https://www.blueblurrylines.com/2013/07/resource-guide-for-cash-landrum-ufo-case.html
(16) Nuevo análisis de la prueba del misil de la clase Trident del 10 de septiembre de 2013 y de otros lanzamientos, incluyendo una observación ovni en las Islas Canarias. Este artículo analiza un avistamiento de aquella fecha debido al lanzamiento de un misil balístico intercontinental desde un submarino (SLBM). Una nueva información que atañe a la trayectoria del lanzamiento ha conseguido determinar el apogeo del misil. Esta trayectoria se compara con otros lanzamientos de estos misiles en los años posteriores: https://sattrackcam.blogspot.com/2019/10/a-reanalysis-of-trident-slbm-test-of-10.html
(17) Reedición de 2017 de Imagining Outer Space: European Astroculture in the Twentieth Century, un libro con 17 trabajos editado por Alexander C.T. Geppert, de la New York University en Shanghai. Este volumen de cerca de 450 páginas contiene ensayos que obviamente interesan a los estudiosos del fenómeno ovni, como por ejemplo, los siguientes: “Space, Time and Aliens: The Role of Imagination in Outer Space” de Steven J. Dick, “Heaven on Earth: Tunguska, 30 June 1908” de Claudia Schmölders, “A Ghost in the Machine: How Sociology Tried to Explain (Away) American Flying Saucers and European Ghost Rockets, 1946–1947” de Pierre Lagrange, o bien “Seeing the Future of Civilization in the Skies of Quarouble: UFO Encounters and the Problem of Empire in Postwar France” de James I. Miller. Véase este enlace:
(18) ¿Recuerda el amable lector cuando todos los ufólogos criticábamos a los Gobiernos porque mantenían secreta la información ovni? Eso era antes de que la mayoría de los Gobiernos siguieran una política de transparencia y desclasificaran sus archivos reservados. Hoy, la situación se ha revertido. Son algunas organizaciones privadas como la ya extinta NIDS o la BAAS quienes ocultan sus relaciones con agencias estatales estadounidense como la NSA o la DIA, así como, naturalmente, sus registros documentales. Lean esto al respecto:  
https://ufotrail.blogspot.com/2019/09/national-security-agency-fort-meade-md.html
(19) Como cualquier encuestador experimentado sabe, la Luna produce muchas falsas observaciones ovni, más de las que se cree. El investigador galo Eric Maillot ha escrito un artículo titulado, precisamente, “Analyse clinique de cas de méprises ovnis avec la Lune" (análisis clínico de errores ovni con la Luna):
http://www.unice.fr/zetetique/articles/meprises_lune.html
Por su parte, el colega español J.C. Victorio Uranga ha publicado en su blog más de 40 ejemplos de confusiones lunares:
Y en su última entrada, Victorio Uranga ha dado cuenta de otro “encuentro cercano” que se debió realmente a la aparición inesperada  de nuestro satélite natural:
(20) Después de su lanzamiento, la segunda etapa del cohete Falcon 9 de la compañía SpaceX tuvo una maniobra de cambio de órbita abandonando su carga y quemando combustible sobre Europa occidental a las 14:56UT del 11 de noviembre de 2019, antes de caer sobre el océano. Esto generó imágenes espectaculares y, como era de esperar, observaciones ovni por parte de personas mal informadas sobre tales efectos, propios de la más reciente tecnología espacial. Jim Oberg es autor de un detallado y clarificador informe: http://satobs.org/seesat_ref/misc/191111-spacex_pdf1.pdf
Montoulieu, Francia. 11 de noviembre de 2019.
BIBLIOGRAFÍA
Entre ufólogos, creyentes y contactados
En 1993, la extinta Fundación Anomalía publicó una obra extraordinaria, un texto de lectura obligatoria para conocer la historia de la ufología en nuestro país: Entre ufólogos, creyentes y contactados, del antropólogo Ignacio Cabria, que la describe como una “historia social de los ovnis en España”. Ignacio ha tenido la excelente idea de colocar en forma de PDF su libro, ya agotado, en los anaqueles de Academia.edu, poniéndolo al alcance de todos los estudiosos a través de un clic en este enlace:
Yo recomiendo su lectura sin paliativos. Esto aparece en la contraportada del libro:
Los platillos volantes nacieron en los Estados Unidos en 1947 y en 1950 hicieron su aparición en España en una muestra más de la colonización cultural norteamericana a la que estábamos siendo sometidos. Los medios de comunicación habían anunciado ya que los discos voladores podían estar pilotados por seres procedentes de Marte. En los últimos 25 años España ha sufrido una avalancha de observaciones de OVNIS y un bombardeo de reportajes periodísticos, libros, películas y programas de cine y televisión que han convertido el fenómeno OVNI en un gran mito de nuestro tiempo. Ignacio Cabria es antropólogo. Perteneció durante años al mundo de la ufología, y fruto de su investigación y su experiencia personal es esta historia social de los ovnis, donde se habla de la comunidad de ufólogos, de los contactados (practicantes de esa nueva forma de misticismo que es el contacto extraterrestre), del tratamiento del tema en los medios de comunicación y de las creencias de la sociedad en su conjunto. A través del desarrollo de las teorías ufológicas, expone la hipótesis de que han sido los ufólogos y divulgadores del tema quienes han introducido el estereotipo de los ovnis y han moldeado la opinión pública para asentar este gran mito de nuestro tiempo que es la llegada de los extraterrestres.
Carl Sagan en línea
El más que sobresaliente libro del Dr. Carl Sagan El mundo y sus demonios fue publicado en español por la editorial Planeta hace años. Ahora se puede descargar libremente de este enlace: https://tinyurl.com/sdfo99k
Recuerdo ahora el intercambio de un par de cartas que tuve en los 1970s con el extraordinario astrofísico y comunicador que fue Sagan, interesándome por sus trabajos.
El testamento ufológico de un exjefe del GEIPAN
Xavier Passot dirigió el GEIPAN entre 2011 y 2016 y, al dejar el  cargo y jubilarse, decidió escribir un libro para contar su experiencia e ideas. Me lo ha mandado gentilmente y he pedido a Jaime Servera que escriba un breve resumen, que sigue a continuación.
J’ai vu un OVNI. Perceptions et Réalités. Reseña de Jaime Servera
Libro de tapas blandas editado en junio de 2018 por la editorial Cherche Midi, en su colección Documents, 143 páginas,
https://www.amazon.es/Jai-ovni-Perceptions-r%C3%A9alit%C3%A9s-Documents/dp/2749152305
Sobre el autor: Xavier Passsot, ingeniero informático en el CNES, Centro Nacional de Estudios Espaciales, responsable del GEIPAN (Grupo de estudios e información sobre los fenómenos aeroespaciales no identificados) de 2011 a 2016, astrónomo y fotógrafo aficionado.
El prólogo corre a cargo de Pierre Lagrange, sociólogo, que se interesa por la cuestión de las creencias y los fenómenos extraterrestres desde una aproximación abierta. Es autor de varios libros, entre ellos “La rumeur de Roswell” y “la guerre des mondes a-t-elle eu lieu?” Recomienda esta obra a los testigos potenciales de objetos volantes no identificados incitándoles a no fiarse de lo que pudieran observar puesto que las percepciones y estímulos son engañosos, pero no significando por ello una crítica de la ufología ya que Xavier Passot nunca tuvo el más mínimo complejo de superioridad hacia los ufólogos sino más bien lo contrario a tenor del hecho de sus buenas relaciones con ellos.
A diferencia de anteriores organismos, el CNES abrió sus puertas al público y el GEIPAN estableció un dialogo fluido con los investigadores e incluso admitió a algunos de ellos en su comité de expertos siendo Xavier Passot el artífice de esta aproximación y el organizador del primer coloquio abierto en los locales del CNES en Paris en 2014. Un importante paso se había dado que ya no tendría marcha atrás.
Tras algunas consideraciones sobre la objetividad científica, los ufólogos, y los nuevos métodos que pueden aplicarse actualmente, Pierre Lagrange concluye su prólogo proponiendo que el lector tenga muy en cuenta que esta obra es el comienzo de un dialogo propuesto por su autor ya que como escribió la filósofa Isabelle Stengers, “el porvenir en dónde sabremos lo que quiere decir la palabra ovni es quizás un porvenir donde nos extrañaremos de que durante tanto tiempo las ciencias hayan estado sordas a los problemas que preocupan a la opinión pública”.
¿Quién acaso no ha escuchado algún testigo totalmente confuso por alguna extraña aparición en el cielo? Nuestra primera reacción será entonces verificar si otras personas han presenciado el mismo fenómeno para poder comprobar y comparar los testimonios a la luz de nuestras propias percepciones, creencias, experiencias y conocimientos. En Francia desde hace más de cuarenta años, un organismo oficial, el Grupo de Estudios e Información sobre los Fenómenos Aeroespaciales (GEIPAN), que depende del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) recopila e investiga estos testimonios.
Xavier Passot, su antiguo responsable, nos presenta en este libro un abanico de casos tendentes a desenmascarar la ilusión de la realidad en el fenómeno ovni, describiendo con detalle los fenómenos observados, desgranando los errores más comunes y las ilusiones de percepción; nos aporta la metodología y los medios técnicos que actualmente se utilizan; nos aclara sobre los enigmas del cielo y los misterios de lo humano; nos ayuda a comprender nuestras percepciones mediante una mirada aséptica.
Estructura su obra en cuatro bloques (dosieres del GEIPAN, complementos de investigación, el desafío ovni y conclusiones) y en sus páginas finales, encontramos una bibliografía con comentarios del autor proponiendo algunas obras sobre los fundadores de la ufología moderna, instrumentos de análisis de los informes FANI, fenómenos aeroespaciales no identificados (PAN en francés), reflexiones sobre el fenómeno ovni y la reseña de tres libros sobre informes de casos no explicados, completándose con  algunos dibujos una serie de fotografías en color en un cuadernillo central.
Tras una breve pincelada sobre la historia del GEIPAN, el autor comenta que este organismo suele recibir unos doscientos testimonios al año, los cuales tras examen e investigación son clasificados en cuatro categorías según su nivel de consistencia y extrañeza:
a) casos explicados
b) casos probablemente explicados
c) casos insuficientemente documentados
d) casos sin explicación
Lleva al lector por los mismos caminos  que los que él tomó  durante su misión en el GEIPAN, es decir, por el escrupuloso estudio de cada uno de los casos que ciertamente  descubren la complejidad del testimonio humano. Aquí encontramos reentradas de partes de satélites, caídas de meteoritos, estrellas fugaces, la estación espacial internacional, Venus, la Luna, y un sinfín de estímulos, la mayoría luminosos, malinterpretados por los testigos.
Xavier Passot nos detalla minuciosamente los pasos llevados en una investigación desde el momento de la recepción de un informe o testimonio hasta las conclusiones finales, siendo el testigo el centro de la investigación. Relata de forma resumida un muestrario de 17 casos franceses, algunos de relevancia, entre 1965 y 2015. Las actuaciones del Ministerio de Defensa francés y del ejército del Aire son aquí mencionadas a grandes rasgos, destacando sobremanera las buenas relaciones y colaboración existentes con el GEIPAN.
Se refiere de forma muy resumida al informe Cometa, redactado por un grupo de expertos, la mayoría de ellos pertenecientes al Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional (IHEDN) y que fue entregado en mano al primer ministro francés Lionel Jospin, siendo divulgado públicamente en 1999. Es interesante la evaluación de extrañeza y consistencia  de algunos casos del informe Cometa, aplicada según el procedimiento del GEIPAN y que podemos encontrar en un anexo.
Habla sin tapujos de las complejas relaciones con los medios de comunicación,  relaciones siempre complicadas, tumultuosas a veces, puesto que los ovnis pertenecen a lo fantástico, aunque cualquiera pueda ser testigo de su observación y generar por ello un sensacionalismo a explotar entre el público ávido de noticias.
Plantea varias preguntas, los FANI, ¿son experiencias sobrenaturales?, ¿extraterrestres?, ¿ingenios secretos o fenómenos desconocidos?, comentando muy brevemente cada una de ellas, pero reconociendo que los FANI existen realmente como fenómenos cuya identificación escapa por ahora a nuestro saber científico y técnico. Un día quizás lleguemos a conocer el origen de los mismos, pero mientras tanto y sin caer en la facilidad de explicaciones “para acallar” (bouche trou, como las denomina), debemos enfrentarnos a los desafíos que constituyen estos fenómenos.
El estudio serio y en profundidad del testimonio humano es extremadamente complejo y exige métodos particulares tendentes a gestionar la fiabilidad del testigo y la riqueza de su testimonio original. ¿Es acaso, pues, la ufología una ciencia? Xavier Passot opina personalmente que la ufología merece el calificativo de ciencia en la medida en que pone todos los medios a su alcance para explicar los fenómenos que se le presentan, pero no lo es cuando elementos no mensurables son sistemática y voluntariamente introducidos en la investigación. Una de cal y otra de arena.
A mi parecer, es un libro que no aporta nada destacable en el estudio de los objetos volantes no identificados, más que la propia experiencia del autor en su paso por el GEIPAN, organismo de prestigio mundial y fiabilidad demostrada a lo largo de sus años de existencia, aunque resulta interesante para conocer mejor la situación de la ufología en Francia y sus fluidas relaciones con las autoridades galas. 
AGENDA PERSONAL
Reunión
El pasado 6 de noviembre tuve la satisfacción de reunirme en Valencia con el investigador chileno Diego Zúñiga. Licenciado en Periodismo, con una tesis sobre el advenimiento de los ovnis, codirector que fue de La nave de los locos y autor de Noticias de Marte. En la actualidad se desempeña en la Deutsche Welle, el servicio de radiodifusión internacional de Alemania, en Bonn. Al encuentro asistieron dos de mis compañeros de cuitas ufológicas en Valencia, Jaime Servera y J.P. González. Fue una muy interesante y grata conversación que inmortalizamos en la foto que sigue.
Valencia, noviembre de 2019. De izquierda a derecha, Vicente-Juan Ballester Olmos, Daniel Zúñiga, Jaime Servera y J.P. González.
Recuerdos en caricatura
Circunstancias fortuitas han aflorado, casi al mismo tiempo, tres dibujos -caricaturas realmente- que me han hecho a lo largo de los años. Por esa razón, se me ha ocurrido reunirlos y exponerlos juntos con algunos comentarios.
Al renombrado poeta español Carlos Murciano, el madrileño diario ABC le encargó convertirse en “corresponsal en el mundo de los ovnis” y entrevistar a los ufólogos más representativos de la época en España, Latinoamérica y Estados Unidos. Para ello, Murciano se reunió con 37 personas (o personajes) entre los que se hallaba su seguro servidor. Las entrevistas se publicaron en 1969, la mía, concretamente, el 15 de enero de 1969. No recuerdo que, en su visita, Murciano fuese acompañado por fotógrafo o dibujante alguno, pero la entrevista, como todas, se ilustró con un dibujo a plumilla firmado por Cañizares. Probablemente se usó alguna foto mía, quizás incluso la que se publicó en el diario Las Provincias de Valencia apenas unas semanas antes. El hecho es que, habida cuenta del éxito de la serie, todos los reportajes se reunieron en un libro de 371 páginas editado por Prensa Española (Madrid, 1969).
Durante una de las reuniones que celebramos los patronos de la Fundación Anomalía en Santander, en abril de 1995 José Ruesga Montiel, alma mater de la misma y pintor de talento, me dibujó un perfil en cuestión de segundos, añadiendo, en la servilleta del restaurante, cual genial Picasso, una de sus características frases.
Pepe Ruesga, Santander, 1995.
La tercera y última ocasión -que recuerde- que fui caricaturizado data de 1998 cuando Javier Salvador, un buen amigo de mi hija Laura, captó bastante de mi esencia en una pintura que me muestra en el estudio de mi casa de campo en La Eliana (Valencia), con algunas de mis filias: los libros, la astronomía, mi colección de gorras de beisbol, la cerveza, la música y, naturalmente, la ufología.
Caricatura por J. Salvador, 1998.
Agradecimientos
Mi gratitud a los siguientes amigos y colegas que han aportado información a la presente edición del blog: Luis Ruiz Noguez (Méjico), Juan Carlos Victorio Uranga (España), Luis E. Pacheco (Stratocat, Argentina), Hans-Jürgen Köhler (CENAP, Alemania),  Dr. Ricardo Campo Pérez (España), Joan Plana (España), Juan P. González (España), Pablo Petrowitsch (Chile) y Jaime Servera (España).
LIBROS DEL AUTOR   
A Catalogue of 200 Type-I UFO Events in Spain and Portugal
OVNIS: el fenómeno aterrizaje
Los OVNIS y la Ciencia (con Miguel Guasp)
Investigación OVNI
Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS (con J.A. Fernández Peris)
Expedientes insólitos
De estas obras agotadas se encuentran ejemplares en el mercado de segunda mano, por ejemplo:
Norway in UFO Photographs: The First Catalogue (con O.J. Braenne)
UFOs and Government (con M. Swords & R. Powell y C. Svahn, B. Chalker, B. Greenwood, R. Thieme, J. Aldrich y S. Purcell)
Avistamientos OVNI en la Antártida en 1965 (con M. Borraz, H. Janosch y J.C. Victorio)
Belgium in UFO Photographs. Volume 1 (1950-1988) (con Wim van Utrecht)
COMO PUEDE COLABORAR CON EL PROYECTO FOTOCAT
Hay varias opciones de colaboración a su disposición, a saber:
· Trabajo voluntario, presencial o a distancia
· Entrega de información sobre casuística, fotografías, archivos, bibliografía, etc.
· Donaciones para ayudar a sufragar gastos de investigación
Puede dirigirse directamente a Vicente-Juan Ballester Olmos al siguiente correo electrónico: ballesterolmos@yahoo.es