Leer en español

2010/04/29 (ES)


FOTOCAT STATUS
Físicamente, FOTOCAT es una hoja de cálculo de Excel que recoge información de casos OVNI y OVI en los que se ha obtenido una imagen en fotografía, película, vídeo o medios digitales. Contiene 27 columnas de datos para registrar la fecha, hora, lugar, provincia y país, explicación (si existe), nombre del fotógrafo, características fotográficas especiales, referencias, etc. A su finalización, el catálogo completo se hará accesible desde Internet para la libre consulta de toda la comunidad ufológica mundial.
• Número de casos
Cuando redacto estas líneas, el 4 de abril de 2010, FOTOCAT alcanza ya la redonda cifra de 10.000 entradas.
La fecha formal de cierre, a los efectos de admisión de casos a nuestra base de datos es el 31 de diciembre de 2005. Esta es la fecha general, pero hay algunas excepciones, debidas a planes de trabajos de investigación por parte del autor, así, se retrasa al 31 de diciembre de 2006 para casos de Argentina, al 31 de diciembre de 2008 para sucesos de España (de índole general), para incidentes de rayo en bola la entrada de casos se amplía al 31 de diciembre de 2009 y la fecha es ilimitada para casos fotográficos con testigos militares o para observaciones de “aterrizajes”, en ambos casos ocurridos en territorio español.
Parece oportuno facilitar mayor información sobre el contenido de nuestro catálogo, para lo cual se ha preparado una tabla que recoge los datos de la distribución anual, así como algunos comentarios acerca de años seleccionados.
AÑO Nº CASOS COMENTARIOS
<1900 17 5 casos de rayo en bola
1900-1946 137 31 casos de rayo en bola, 17 casos de foo-fighter
1947 81 66 EE.UU.
1948 18
1949 24
1950 86 8 George Adamski
1951 23
1952 112 73 EE.UU.
1953 54
1954 126 27 Italia, 19 Francia
1955 59
1956 80
1957 124 61 EE.UU. (incluye 11 Trevor J. Constable fotos infrarrojas)
1958 92
1959 67
1960 76
1961 93 15 Yusuke Matsumura, Japón
1962 86 8 Yusuke Matsumura, Japón
1963 88 25 Lanzamiento cohete Thor Agena, Arizona, 28 febrero
1964 89
1965 213 46 Argentina
1966 193 104 EE.UU.
1967 270 151 EE.UU., 16 Canadá
1968 221 55 Argentina, 37 España
1969 127 13 Espacio exterior (astronautas)
1970 93
1971 119
1972 146 14 Suecia
1973 200
1974 263 64 Misil MSBS, Francia y España, 12 junio
1975 220 34 Francia, 33 España, 25 “Billy” Meier, Suiza, 25 Japón
1976 150 28 España
1977 217 34 Francia, 32 España
1978 257 47 España, 32 Argentina, 11 Misil SSBS Francia, 2 dic.
1979 185 30 Misil Poseidón, Islas Canarias, 5 marzo
1980 124 29 España,15 Kosmos 1188, Rusia y Argentina, 14 junio
1981 80
1982 90 27 casos de fenómenos Hessdalen, Noruega
1983 72
1984 81 25 casos de fenómenos Hessdalen
1985 104 21 Globo MIR, Chile y Argentina, 17 agosto y 17 sep.
1986 59
1987 50 9 Gulf Breeze (GB)
1988 91 15 Gulf Breeze, 19 España
1989 134 7 Misil S-3, Francia, España e Italia, 21 marzo.
1990 150 15 GB, 15 Bélgica, 12 Alemania, bengalas mil., 24 agosto
1991 159 25 Argentina, 22 México, 20 GB, 10 Fco. Chechi, Chile
1992 122 13 Gulf Breeze
1993 170
1994 200 34 México, 25 Argentina, 17 España, 16 Italia
1995 197 22 España, 9 José María Fernández, Puerto Rico
1996 211 32 España, 24 Brasil
1997 203 22 Argentina
1998 249 56 Hessdalen, estación automática de registro (AMS)
1999 292 87 Hessdalen AMS
2000 267 92 Hessdalen AMS, 23 “ovnis invisibles”
2001 340 92 Hessdalen AMS, 38 “ovnis invisibles”
2002 408 61 “ovnis invisibles”, 26 Hessdalen AMS
2003 336 65 “ovnis invisibles”, 14 Marsha Adams, Arizona
2004 580 171 “ovnis invisibles”
2005 609 192 “ovnis invisibles”, 32 Venda Jones, Tejas
2006 166 141 Argentina, 23 España, 2 rayo en bola
2007 23 18 España, 4 rayo en bola, 1 excepción
2008 24 21 España, 3 rayo en bola
2009 3 2 España (militar), 1 rayo en bola
Recuerdo a los lectores mi enorme interés por añadir nuevos casos fotográficos a este imponente censo, estando especialmente interesado en la casuística del siglo pasado (1900-1999). Aquellos estudiosos que deseen recibir listados orientados a una región concreta, con el fin de contrastar los casos con sus archivos y mejorar el inventario, no duden en escribirme (fotocat@anomalia.org) solicitando un catálogo confeccionado a la medida de sus necesidades.
• Nueva columna de datos
No sabiendo realmente lo que son los ovnis, si es que existen como fenómeno ajeno a aquello que ya es conocido, FOTOCAT integra en sus registros información sobre fotografías sobre otro tipo de avistamiento escurridizo y de corta vida, me refiero al rayo globular. Por consiguiente, con la finalidad de tratar los casos de rayo en bola de forma específica, se ha creado una nueva columna en la estructura de la hoja de cálculo Excel que alberga los datos del catálogo. Así, desde ahora *BL* reconocerá y aislará los informes de ese tipo para posterior análisis.
• Catálogo de fotos de rayo en bola en preparación
Ligado a lo anterior, acabo de finalizar una completa revisión de mis amplios archivos sobre esta materia, incluyendo varios libros sobre el rayo globular que dispongo en mi biblioteca de Meteorología. No siendo exhaustiva, ha dado lugar a la construcción de un repertorio de informes fotográficos de rayo en forma de bola o de rosario. El primer borrador del catálogo resultante muestra nada menos que 90 casos y está siendo actualmente remitido a varios expertos internacionales con la finalidad de mejorar su contenido y de sumar nuevos avistamientos de esta clase, que aglutine y ponga al día la información que se conoce al respecto.
Los lectores interesados en el fenómeno del rayo en bola que deseen consultar y ayudar a completar la última versión del catálogo de casos fotográficos de ball lightning, están invitados a escribirme (fotocat@anomalia.org). Se va a redactar un artículo sobre el tema y todas las aportaciones recibidas serán debidamente citadas a su publicación.
PUBLICACIONES PROPIAS
Trabajos de investigación de Vicente-Juan Ballester Olmos (nuevos o re-editados).
• Bibliografía actualizada 1965-2009
Como parte de mi curriculum vitae, he colgado mi bibliografía de investigación, que cubre los años 1965 a 2009, en el siguiente enlace:
http://www.ikaros.org.es/bibliog1.pdf
• Un comentario y su respuesta
En la última actualización de este blog, informé de la publicación de un informe firmado por Ballester Olmos y Guasp titulado “Infrared Photographs of Alleged UFOs” colocado en el sitio web del NARCAP y en el siguiente enlace:
http://www.narcap.org/reports/investigative-reports/narcap_Invest-Rept-02.pdf
Este artículo es una traducción al inglés de una sección de un libro del que somos autores, publicado en España inicialmente en 1981. Con fecha 18 de diciembre de 2009, el Dr. Bruce Maccabee ha tenido la gentileza de remitirnos el siguiente comentario acerca del texto:
He leído vuestro trabajo sobre lo que podríamos llamar ovnis termales atmosféricos. Creo que el razonamiento no es correcto. (Lo que no significa que crea que las imágenes en película de infrarrojos sean ovnis).
Sin una evidencia directa, no aceptaría la idea de que variaciones de temperatura en la atmósfera sean suficientes para producir imágenes en la película infrarroja. La película infrarroja es sensible a longitudes de onda “rojas” que están más allá de la visión humana. El límite mayor de longitud de onda de la visión es de unos 0,68 micrones. La película es sensible a longitudes de onda que llegan a los 0,9 micrones. (Los modernos aparatos de imagen CCD de las cámaras y las cámaras de video son sensibles hasta 1 micrón [1 micrón = 1 micrometro = 0,000001 m]
Como bien habéis señalado, la energía de la radiación térmica depende la cuarta potencia de la ley de Stefan-Boltzmann. Si se considera una atmósfera calmada con “burbujas” térmicas ascendiendo (“termales”), se observa que la temperatura de las termales sólo es de unos pocos grados por encima de la atmósfera que rodea a la burbuja. Una cámara enfocando la escena tiene que mirar a través del aire entre la cámara y la burbuja (y por tanto recoge la radiación del aire) y también ve la atmósfera alrededor de la burbuja. Surge entonces la pregunta que, suponiendo que la película pudiera ser sensible a la temperatura de la burbuja de aire, ¿no sería también ser sensible al aire circundante, que es sólo unos pocos grados diferente? La pregunta es, ¿respondería incluso la película a la radiación térmica de una burbuja de aire a temperatura normal, por ejemplo, 30° C - 35° C?
En mi humilde opinión, la película no respondería al aire caliente. Sé por experiencia con una cámara de vídeo CCD (Sony tipo "Night Shot") que la cámara puede ver los cuerpos que están casi "al rojo vivo" desde la perspectiva visual. Para hacer esto explícito, imagínese un pedazo de hierro al rojo vivo. Lo puedo ver en la oscuridad, así como la cámara (que registra la imagen). A medida que se enfría, el enrojecimiento se desvanece y ya no puedo verlo (todo queda totalmente oscuro), pero todavía está muy caliente y la cámara lo puede registrar.
Sin embargo, después de unos minutos la cámara tampoco lo puede ver. Todavía está demasiado caliente para tocarlo. La película de la cámara responde de manera similar al enfriamiento de un cuerpo caliente, pero es menos sensible que el CCD. El argumento aquí es que la burbuja de aire tendría que estar "demasiado caliente para tocarla" para ser detectada por la película (aire casi "al rojo vivo").
Una prueba útil de esta teoría sería fotografiar el aire que sale de una chimenea de alta temperatura o un tubo de escape, con el aire caliente recortado contra el oscuro cielo de la noche. Si la temperatura del aire caliente es lo suficientemente grande, será recogido por el CCD.
(Nota: La mayoría de las cámaras de vídeo y cámaras fotográficas digitales que utilizan un CCD también utilizan un filtro cercano al IR que reduce la sensibilidad a los infrarrojos de manera que las fotografías aparecerán "normales" y no se verán afectadas por objetos muy calientes en la imagen).
He solicitado al coautor del libro original, el físico valenciano Miguel Guasp, que comente las reflexiones anteriores ya que él fue quien redactó esta sección concreta, y esto es lo que Miguel ha comentado sobre este particular:
He leído con interés los comentarios del Dr. Bruce Maccabee sobre la sección de “OVNIS infrarrojos” de nuestro libro y a continuación te mando los míos, tal como días atrás te prometí. En cualquier caso hay que agradecerle a Maccabee su análisis de nuestro trabajo, pues sus comentarios no están exentos de cierto fundamento.
En sus comentarios observo dos argumentos principales:
El primero se refiere a si las termales por el hecho de estar tan solo a algunos grados por encima de la temperatura circundante podrían emitir suficiente radiación como para impresionar una película infrarroja. Se refiere aquí Maccabee al hecho de que la longitud de onda para la que se obtiene la mayor potencia emisiva para la temperatura de las termales no está dentro del rango de sensibilidad de las películas convencionales de infrarrojos que utilizan los aficionados (él apunta entre 0,68 micrones, correspondiente al límite visible cercano al infrarrojo y 0,9 micrones). La verdad es que yo no recuerdo las características exactas de las películas de infrarrojos que utilizaban los aficionados cuando redactamos la sección de nuestro libro, aunque sí que recuerdo haberlas estudiado en su día, pero en cualquier caso supongamos que ese era el límite superior (0,9 μm). Para que esa longitud de onda corresponda a la de mayor potencia emisiva se necesitan temperaturas muy altas; así, por ejemplo, el Meteosat, el satélite que utiliza nuestra Agencia Espacial de Meteorología (AEMET), para captar imágenes infrarrojas de la atmósfera utiliza la banda de 10,5 a 12,5 μm.
Una termal, a 35° C, tendría su mayor poder emisivo alrededor de los 9,4 μm. Sin embargo, una cosa es diseñar una película (o detector) para captar y optimizar las imágenes de esas termales y otra que puedan o no ser captadas, incidentalmente, por la película infrarroja en la banda de 0,86-0,9 μm. Así, el espectro aquí es continuo y no se puede descartar en principio que llegue radiación a esa banda del espectro infrarrojo.
Sin embargo, esto nos lleva a la segunda cuestión planteada por Maccabee (a colación de la anterior), es decir, si aún en el supuesto de que las termales se lograsen detectar con la película infrarroja en la banda citada, no deberían aparecer también las imágenes del entorno atmosférico, tan solo unos grados (no queda muy claro cuantos) por debajo de las termales, ya que de no existir una diferencia notable, la cantidad de radiación que llegaría en ambos casos no diferiría sustancialmente. Cita él como experiencia propia imágenes tomadas con videocámara CCD, en la que si aparecen las masas visibles.
Respecto de esto y aunque la cuestión no está muy clara, hay que decir que aquí podrían influir dos factores; en primer lugar, para los cúmulos que ascienden a temperatura constante y dependiendo de las circunstancias podrían darse diferencias de temperaturas entre la termal y el entorno del fotógrafo mayores de las que él cita como ejemplo (unos 5 grados). El segundo factor es la película. Las cámaras CCD no funcionan igual que la película convencional; en esta última su respuesta se ajusta a una conocida curva característica de cada película, que relaciona la densidad óptica de la misma con el logaritmo de la exposición; en el caso de los dispositivos CCD -aunque en ellos no hay densidad óptica- responden linealmente con la exposición.
La diferencia estriba en que los dispositivos CCD no solo son más sensibles sino que pueden diferenciar imágenes con exposiciones similares en un rango mucho más amplio de exposición que en el caso de la película convencional, en la que solo una zona de la su curva característica es apta para ello, en ésta última podría ocurrir que las imágenes de menor exposición quedaran enmascaradas cerca de la zona del velo de la película.
En resumen, si bien la película convencional de infrarrojos no es la idónea para captar dichas imágenes, no se puede descartar que incidentalmente así sea, y no quedan muchas alternativas para explicar las experiencias de los aficionados, ya que aunque se tratase de otras fuentes de calor (otras masas aéreas, que en su día consideramos) la situación sería muy similar a la que hemos analizado.


Amigos de antaño y colegas en investigación ovni, Miguel Guasp Carrascosa (a la derecha) y V.J. Ballester Olmos se reunieron con la grata excusa de revisar el texto anterior (Valencia, marzo de 2010).
Agradezco tanto a Bruce Maccabee como a Miguel Guasp sus comentarios. Me gustaría cerrar esta discusión con una apostilla personal. Cualquier ufólogo veterano conoce bien los sucesivos y aberrantes “hallazgos” de presuntos ovnis (incluso denominados “animales invisibles”) a raíz de exponer película infrarroja en zonas desérticas o alejadas, descubriéndose globos, manchas y luces informes una vez que los carretes se revelan, sean de blanco y negro o color. Esta práctica la han desarrollado aficionados a los ovnis en Europa y en los Estados Unidos desde principios de los años cincuenta del siglo pasado, casi hasta nuestros días. El éxito está garantizado, ya que frecuentemente la película registra “objetos” que el ojo no ve, obviamente porque no hay nada material que ver. Los nombres de varios tipos curiosos o excéntricos han estado asociados a este tipo de fotografía, como Trevor James Constable y James O. Woods (desierto de Mojave, California, 1957), Atte Särkelä y Ahti Karivieri (Pudasjärvi, Finlandia, 1970) o nuestro Antonio José Alés (Rociana, Sevilla, 1975), quienes obsesivamente se afanaron en gastar rollo tras rollo de película infrarroja y quedaron maravillados por los entes luminosos que aparecían en las placas fotográficas. Estas almas cándidas interpretaban las manchas luminosas en la película como ovnis invisibles o seres extraterrestres, pero su “evidencia” no condujo a ninguna parte. En 1981, Guasp y yo fuimos precursores en aportar alguna racionalidad a esta absurda cuestión con el trabajo ahora traducido al inglés y publicado por el NARCAP. La nuestra fue una valoración preliminar y en resumen veníamos a decir que la explicación a estos efectos fotográficos estaba en la física de la atmósfera, combinada con la exposición temporal de la película infrarroja al aire libre, y no en anomalía científica alguna. Por tanto, esta evidencia podía desestimarse por completo. En mi opinión, seguir a vueltas con el asunto con pretendidas críticas técnicas es tener ganas de marear la perdiz.


Portada del International UFO Reporter, marzo de 2010
• El aterrizaje de Turís, julio de 1979
La portada y las páginas 3 a 7 y 22 a 24 del ultimo número de la revista International UFO Reporter (volumen 33, número 1), publicado en marzo de 2010, contiene mi artículo: “¿Imaginación o Realidad? El aterrizaje de Turís”. Se trata de un encuentro cercano del tercer tipo encuestado con gran detalle, que ha sido revisitado 30 años después.
Deseo agradecer a Richard Heiden su espléndida traducción, así como a los directores de IUR su elevado estándar de edición. Esta revista especializada, absolutamente recomendable, se publica trimestralmente por el J. Allen Hynek Center for UFO Studies, P.O. Box 31335, Chicago, Illinois 60631, Estados Unidos. Este es su e-mail: Infocenter@cufos.org
COLABORACIÓN INTERNACIONAL
Esta sección reconoce y agradece recientes colaboraciones y ayuda recibidas por parte de nuevos corresponsales.
• Libros recibidos
Cortesía de Joan Woodward, autora de Animal Reactions to UFOs: A Preliminary Investigation from the Animal Perspective (Reacción de los animales a los ovnis, una investigación preliminar desde la perspectiva animal), hemos recibido este informe de 60 páginas editado por el MUFON en julio de 2005.
Monsieur Rémy Fauchereau, de Yonne (Francia) es un técnico biólogo de formación científica, miembro o corresponsal de muchas agrupaciones especializadas a nivel local, regional o nacional en su país, como SCEAU, SPICA, CNEGU, GERU o FFU. Nos complace dar cuenta de la recepción de cinco libros de su autoría. Tres grandes volúmenes con colecciones de recortes de prensa sobre casos ovni en Francia: Les OVNI dans la Presse Locale (extraídos del diario L'Yonne Republicaine), volumen 1 para el periodo 1967 a 1976 y volumen 2 que cubre de 1977 a 2008 y Les OVNI dans la Presse Locale, 1973-1987 (información de periódicos del noreste francés). Además el opúsculo titulado 50 ans de manifestations OVNI dans l'Yonne. Por ultimo, esta vez incluyendo trabajo de campo del propio autor, la obra La vague du 5 novembre 1990. Un verdadero alud de datos de los que hemos extraído nuevos casos para FOTOCAT France, el catálogo nacional en construcción, e informaciones suplementarias para casos ya registrados. Agradezco su amable y valiosa ayuda. Se puede contactar con el autor de estos libros a través de: remyfauchereau@yahoo.fr


Los miembros de la dirección del SOBEPS, P. Ferryn (centro) y L. Brenig (derecha) con V.J. Ballester Olmos durante una reunión de EuroUFO en Francia, octubre de 2005.
• SOBEPS dona sus archivos gráficos al Proyecto FOTOCAT
Una de las organizaciones ufológicas más influyentes de Europa ha sido la SOPEBS, siglas de Société Belge d'Etude des Phénomènes Spatiaux, Sociedad belga para el estudio de los fenómenos espaciales. Fundada en Bruselas en 1971 por varios científicos e investigadores ovni, ha destacado mucho en el panorama europeo sobre todo por la publicación periódica de su boletín Inforespace, del que se editaron nada menos que 115 números con información de calidad, documentada, seria e incluso científica entre 1972 y 2007. Tengo la suerte de ser uno de esos investigadores que poseen la colección completa de esta revista, con varios miles de páginas de interesante contenido, con informes de observaciones, análisis, metodología y sesudas reflexiones. A la SOBEPS se le reconoce por haber jugado un gran papel en el estudio y documentación de la oleada belga de 1989 a 1991 y por haber dejado una huella indeleble en la literatura con la edición de dos libros enciclopédicos: Vague d'OVNI sur la Belgique, 1991 (Vol. 1) y 1994 (Vol. 2). En sus 35 años de existencia, tres de sus miembros fundadores han sobrevivido al abrasivo paso del tiempo: el presidente Michel Bougard, el secretario Lucien Clerebaut y un estudioso de reconocido mérito, Patrick Ferryn.
Pero todo aquello que comienza tiene un final, especialmente cuando hunde sus raíces en la buena voluntad, la falta permanente de fondos y en el amateurismo. En diciembre de 2009 SOBEPS anunció la disolución de la sociedad. O debería decir la transformación de la entidad en el COBEPS, acrónimo de Comité para el estudio de los fenómenos espaciales, un equipo dirigido por el veterano Patrick Ferryn y por el físico Dr. Leo Brenig, quienes, sin la carga de la publicación de una revista, la venta de libros, la gestión de un local, etc., continúan reuniendo e investigando avistamientos ovni en Bélgica.

Jean Leroy (derecha) y V.J. Ballester Olmos en Valencia con motivo de la entrega de los archivos de la SOBEPS, febrero de 2010.
El pasado año, Patrick Ferryn me escribió para ofrecer a FOTOCAT los archivos fotográficos reunidos por la SOBEPS durante su historia. Como responsable del proyecto, admito que me sentí halagado al saber que se había decidido que el resultado de tanto trabajo y dedicación de tantas personas durante tantos años fuera donado a nuestros archivos. Al mismo tiempo, pensé, era la mejor opción posible en estos casos que la documentación repose en el seno de un ordenado, sistemático y centralizado depósito de 10,000 informes fotográficos ovni, procedentes de todo el mundo, como es FOTOCAT. En la actualidad, francamente, no hay mejor lugar para que este material halle su destino natural. El buen trabajo realizado por nuestros colegas belgas durante décadas quedará preservado, catalogado, archivado y custodiado profesionalmente de forma garantizada.


Parte de los archivos fotográficos de la SOBEPS aparecen desplegados sobre una mesa. ¡Pero hay más de lo que se ve!
El pasado mes de febrero, Jean Leroy, un ciudadano belga residente en Benicarló (Castellón) y webmaster del COBEPS, trajo a Valencia, sede el proyecto FOTOCAT, una enorme caja que contenía varios cientos de fotografías, diapositivas, negativos de reproducción y tres catálogos de fotos ovni: una descripción de 336 diapositivas hecha por Bougard y Clerebaut, una lista de 568 fotos entre 1942 y 1973 y un registro de 106 páginas con la distribución por país de los casos fotográficos, documentos preparados por personal de la SOBEPS. En la actualidad, esta ingente masa de información está siendo clasificada, referenciada, guardada en carpetas e incluida en el banco de datos FOTOCAT y en los archivos físicos. Queda pendiente de envío algún material adicional relativo a la oleada 1989-1991 que se está revisando en origen y que nos será remitido en breve.
Quiero desde aquí reiterar mi agradecimiento a la dirección de la SOBEPS por esta extraordinaria donación y por la muestra de confianza que ello significa.
GALERÍA DE AVISTAMIENTOS
Esta sección de ocupará de ejemplos de fotografías o filmaciones OVNI cuyo estudio es revelador o, como menos, educativo.
• OVNI cercano al aeropuerto
¿Cuántos sucesos ovni permanecen en esta categoría por falta de una investigación adecuada? La historia de la ufología es una sucesión de visiones impresionantes que se convierten en episodios convencionales después de una correcta encuesta. Naturalmente, esto se aplica también a las imágenes ovni que aparecen en los negativos. Lo que sigue es un ejemplo de una posible anomalía que ha sido resuelta gracias a una buena comunicación entre fotógrafo y experto.
Viene el asunto de la mano del respetado y experimentado ufólogo y periodista Milton Hourcade. Decir que Milton es un uruguayo que vive y trabaja hace muchos años en los Estados Unidos, ahora jubilado, no le haría ninguna justicia, ya que fue uno de los fundadores -hace más de 50 años- del CIOVI, una de las más antiguas agrupaciones ovni en Latinoamérica, que durante su existencia estableció mucha relación con similares centros extranjeros, con las Fuerzas Aéreas de los EEUU, así como con las autoridades militares de su país. CIOVI fue clausurada hace poco, justamente al cumplirse su 50 aniversario y desde entonces Milton ha creado un forum en internet denominado GEAFI (o UASPG en sus siglas en inglés), cuyo blog bilingüe está en: http://www.uapsg.org/


Alrededores del aeropuerto O'Hare desde el aire y el “ovni” registrado por la cámara el 5 de agosto de 2007. © Milton Hourcade.
Para hacerlo breve, diré que el 5 de agosto de 2007, cuando volaba como pasajero en un avión que estaba a escasos 7 minutos de aterrizar en el aeropuerto internacional O'Hare de Chicago, sacó una serie de fotos aéreas de la ciudad. Más adelante, al bajarlas de la cámara digital al ordenador, cayó en la cuenta, aunque no enseguida sino después de verlas varias veces, que había captado un objeto circular blancuzco que aparecía en la esquina inferior izquierda de la primera fotografía. Por coincidencia, una cola de gas parecía seguir al objeto, al que confería la forma de una C invertida, algo parecido a un gran signo de interrogación (?). En el momento de la toma de fotos, el señor Hourcade estaba concentrado en las vistas de la ciudad de Chicago y no vio nada que juzgara anormal.
Al principio, se pensó que se trataba de un objeto en tierra y que el gas visto sería una nubecilla. Pero mirando más fijamente a la imagen, surgían dudas, por lo que se requirió ayuda profesional. Con buen juicio, Hourcade solicitó al NARCAP que analizara el documento. Y lo hizo un proficiente analista fotográfico, John English, quien logró dar con la solución al enigma inmediatamente. Esto es lo que redactó:
La primera y mayor de las fotos de tu email contenía mucha información. Una amplia sección del ala izquierda de tu avión es claramente visible con relación a las pistas del O'Hare. Ello me dio tu dirección de vuelo y la posición relativa con respecto al aeropuerto. Un vistazo en detalle por Google estableció que la pista que está aproximadamente a 90° del ala izquierda es la 32L ya que señalizaciones del circuito de la pista están pintadas en el umbral de la misma. Hay varios destacados rasgos en tierra que se observan bajo la línea de vuelo del avión que confirman la localización terrestre relativa al disco. Hice una búsqueda por Google Earth de la zona que contiene el disco en la foto original activando la superposición de nombres de calles y ello me dio la intersección de la calle. Esto me permitió una búsqueda genérica de direcciones al contrario, consiguiendo nombres de residencias y de negocios en la zona de búsqueda. Una breve búsqueda en depósitos LNG (liquefied natural gas) me dio las características de este tipo de tanque que tenía una cubierta cóncava y convexa con una tronera de ventilación.
En resumidas cuentas, no se trató de ningún objeto volante con un rastro de condensación sino simplemente una construcción circular en tierra, ¡un gran depósito de gas licuado! En nuestra humilde opinión, este es un merecido ejemplo del tipo de estudio al que debemos someter los avistamientos ovni con las herramientas que la tecnología nos facilita, unido a una mente racional. ¡Y a esto algunos descerebrados le llaman ufología de salón! La conclusión anterior se complementaba con varias didácticas imágenes del proceso de investigación, que recomiendo ver en el archivo pdf adjunto.
PDF1
MISCELÁNEA
Esta sección está dedicada a compartir información sobre investigación, artículos, libros, simposios y otras noticias procedentes de fuentes selectas consideradas de interés para los estudiosos de los OVNI.
• Los ovnis de Kumburgaz: un sorprendente hallazgo
Durante algunas madrugadas de primavera y verano de 2007, 2008 y 2009, un hombre llamado Yalcin Yalman grabó decenas de videos de supuestos ovnis desde una playa de Kumburgaz, en Turquía. Muchos de sus videos se han difundido por Internet a través de YouTube.
El químico chileno y avezado analista fotográfico Andrés Duarte ha publicado una certera investigación de esta serie de avistamientos, que ha sido calificada como “excelente y lapidaria” por su compatriota el estudioso Marcos González. A nosotros nos parece un trabajo digno de la mayor difusión, por lo cual recomendamos su lectura. El ensayo de Duarte puede leerse aquí:
http://usuarios.multimania.es/aduarte/investigaciones/kumburgaz/index.htm
• Desclasificación OVNI británica. La conexión española
Agradezco a Manuel Borraz por llamar mi atención a esta información procedente del blog del Dr. David Clarke, dedicado a la divulgación pública de los archivos ovni del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña:
http://drdavidclarke.blogspot.com/2010/02/highlights-from-ufo-filespart-2.html
DEFE 24/1967 - Este archivo contiene la correspondencia cruzada con el ufólogo español Vicente-Juan Ballester Olmos y el funcionario a cargo de la oficina ovni del Ministerio de Defensa, Nick Pope, concerniente a la oleada de informes ovni generada en Inglaterra en las primeras horas del 31 de marzo de 1993. A esto se le ha conocido posteriormente como el “Incidente Cosford” y Pope lo cita como el caso inexplicado que ayudó a transformarle de escéptico a creyente en la existencia de ovnis pilotados por extraterrestres. Sin embargo, el archivo muestra como Ballester Olmos facilitó a Pope una exhaustiva explicación para los avistamientos el 21 de marzo de 1994, remitiéndole copias de informaciones del NORAD y una simulación por ordenador que muestra que el ovni fue de hecho el cohete que lanzó al satélite ruso de inteligencia electrónica Cosmos 2238. Esto fue confirmado por otras observaciones hechas en irlanda y Francia la misma noche, que dieron lugar a una nota de prensa de la agencia espacial francesa CNES confirmando que el cohete Cosmos había sido el causante. En su respuesta a Ballester Olmos fechada el 6 de abril de 1994, Nick Pope dice lo siguiente: “Creo que está claro que la mayoría de los avistamientos ovni que ocurrieron en la noche en cuestión pueden atribuirse a este suceso”.
• Los OVNIS y la Luna
Cualquiera que haya realizado investigación de campo o analizado informes de avistamientos se habrá encontrado que, entre las confusiones astronómicas más corrientes, la Luna juega su papel. Quizás no en cantidad pero ciertamente aporta ejemplos altamente curiosos de aparentes persecuciones e incluso de encuentros cercanos, naturalmente espurios. La sorpresa, las ideas preconcebidas y el miedo engañan a los testigos oculares, como la psicología de la percepción nos enseña y como muchos de nosotros hemos podido verificar estudiando casos reales.


Encuentro cercano con la Luna en Saint-Laurent, Vosgues (Francia), 8 de agosto de 1976. Ilustración del grupo GEOS.
Una edición actualizada a 2010 de un excelente informe de 1994 acaba de ver la luz. Bajo la competente batuta de Gilles Munsch y otros miembros del grupo francés CNEAGU, Opération Saros está disponible ahora en formato pdf y puede descargarse gratuitamente desde el siguiente enlace:
http://sd-2.archive-host.com/membres/up/28066944658026803/Saros_1976.pdf
Este trabajo de 111 páginas en francés plantea minuciosamente diversas confusiones fenomenológicas con la Luna, investigadas in situ por un equipo de investigadores locales durante el año 1976, en donde se muestran las evidencias precisas para apoyar sus conclusiones. Considero que el texto es una guía más que útil para los ufólogos dedicados a la encuesta sobre el terreno, porque eventualmente se toparán con errores de esta guisa, por lo cual resulta una lectura imprescindible.
• Próximo simposio sobre rayo en bola
Se ha anunciado oficialmente la primera solicitud de trabajos para el 11 simposio internacional sobre rayo en bola, que tendrá lugar en la Universidad I. Kant de Kaliningrado (Rusia). Véase el póster anexo:
PDF ISBL
LLAMADA A SU COLABORACIÓN
Solicitamos su colaboración altruista con el Proyecto FOTOCAT. Por favor escríbanos a: fotocat@anomalia.org
Estamos en disposición de facilitar a los estudiosos que los soliciten listados de casos regionales, provinciales o nacionales para su revisión, corrección y ampliación.
Si desea donar material fotográfico, archivos o bibliografía que quiera ver preservados para la posteridad, le rogamos use la siguiente dirección postal:
Vicente-Juan Ballester Olmos
Apartado de Correos 12140
46080 Valencia
España
Para aquellos lectores que residan en Valencia y quieran realizar trabajo voluntario, les invitamos a escribirnos.