Leer en español

2008/08/07 (ES)


FOTOCAT STATUS
Físicamente, FOTOCAT es un archivo de Excel de casos OVNI y OVI en que se ha obtenido una imagen en fotografía, película o vídeo. Contiene diversas columnas de datos para registrar la fecha, hora, lugar, provincia y país, explicación (si existe), nombre del fotógrafo, características fotográficas especiales, referencias, etc. Cuando se haya completado, el catálogo completo se hará accesible desde Internet para la libre consulta de toda la comunidad ufológica mundial.
• Número de casos
El último cómputo refleja 8.786 entradas en el catálogo.
• Mejora en la estructura del catálogo
Por su intrínseca importancia potencial, los casos en que imágenes se adquirieron vía equipos automáticos a bordo de aviones militares están registradas con la notación “gun camera” en la columna de Special Features de la hoja de cálculo de FOTOCAT. Ahora, dado que existe la posibilidad de realizar un futuro trabajo centrado exclusivamente en los informes de fotografías obtenidas desde aviones en vuelo, estamos examinando nuestros archivos con la finalidad de buscar todos los casos de ese tipo y añadir la notación “photographs from airplane” en la mencionada columna de informaciones múltiples. Asimismo, y para una fácil recolección de los casos para su estudio, hemos añadido a la estructura del catálogo una nueva columna con el nombre “Airborne”, donde un asterisco identificará los casos de incidentes aéreos tanto civiles (vuelos comerciales, aviones privados, helicópteros, etc.), como militares.
• “El Año 1954 en fotos” ampliado y en internet
El Informe FOTOCAT #1, originalmente publicado en 2004, se ha ampliado y revisado completamente. De los 101 casos recogidos inicialmente, hoy es una monografía de 81 páginas que pasa revista a 115 informes OVNI fotográficos ocurridos en todo el mundo durante el año oleada de 1954. Está profusamente ilustrado con todas las fotos e imágenes del periodo, cada caso tiene un comentario propio y se cierra con un análisis estadístico general de todos los sucesos catalogados.

30 de junio de 1954, Skive (Dinamarca): un reflejo de aspecto sólido aparece durante un eclipse total de sol. © K.G. Jensen.
15 de octubre de 1954, Anchorage (Alaska). Una de las escasas fotografías a color de la época mostrando un presunto OVNI. © Richard Beaulieu.
El contenido de la monografía es el siguiente:
  • Introducción (páginas 1-2)
  • Una Colección de Informes (páginas 3-66)
  • Apéndice: Algunas Rarezas de este Periodo (páginas 67-71)
  • Estudio Estadístico del Año 1954 (páginas 72-81)
    • Los casos del año 1954 y la década de los 50
    • Casos por mes: OVNIS y OVIS
    • La oleada de octubre-noviembre de 1954
    • Casos por país
    • Tipos de explicaciones
    • Casos según la hora del día
    • Validez de los informes OVNI
    • Epílogo

El trabajo se presenta en dos versiones (se recomienda paciencia al descargarlo):
Como archivo pdf (37 Mb): http://www.box.net/shared/bg8v8enkso
Como archivo Word.doc (41 Mb): http://www.box.net/shared/qaojuz1ss4
Espero que esta nueva investigación, fruto del trabajo del proyecto FOTOCAT, sea de interés general. Animo a divulgar esta nueva referencia entre aquellos todavía interesados en la ufología pura y dura.
Mi agradecimiento nuevamente a Matías Morey, por hacerlo posible.
• OVNIS fotografiados desde aviones (“UAP Imaged from Aircraft”)
Santander, octubre de 1991. El doctor Richard Haines (a la derecha) junto a Vicente- Juan Ballester Olmos, durante las jornadas internacionales de Cuadernos de Ufología.
Acaba de darse a conocer a través del sitio web del NARCAP una nota escrita conjuntamente por Vicente-Juan Ballester Olmos y el Dr. Richard F. Haines dedicada al tema de los fenómenos aéreos no identificados fotografiados desde el aire. FANI (UAP en inglés) es la terminología oficial adoptada por el National Aviation Reporting Center on Anomalous Phenomena (Centro nacional de aviación para la información de fenómenos anómalos) para lo que solemos conocer por las siglas OVNI. El NARCAP fue fundado a finales del año 2000 y se dedica al estudio de aspectos de seguridad en la aviación relacionados con observaciones de FANI/OVNI: http://www.narcap.org/
Ejemplo de una característica imagen OVNI tomada desde el aire: Atlixco, Puebla (Méjico), 1991. Se trata de una (supuesta) foto policial.
La finalidad de este artículo es sentar las bases para un futuro ensayo centrado en las imágenes OVNI/FANI obtenidas desde aviones comerciales, militares o privados. Éste programa ha surgido de forma natural ya que soy asociado del NARCAP para España y el Dr. Haines es el director científico de dicho centro. Además, ambos investigadores somos amigos y colaboradores desde hace muchos años. No en vano en 1981 Haines prologó mi libro Los OVNIS y la Ciencia, escrito con Miguel Guasp.
Una revisión preliminar de los archivos del proyecto FOTOCAT ha producido un catálogo inicial de nada menos que 172 incidentes de OVNIS fotografiados desde el aire. La correspondiente tabla de Excel que lista los casos por fecha y país se ha publicado online para el examen de los estudiosos. Solicitamos a los investigadores de todo el mundo que aporten activamente información de forma que se pueda desarrollar un catálogo completo de todos los sucesos ocurridos. El artículo (en inglés) “UAP Imaged from Aircraft” (FANI fotografiados desde aviones), así como el catálogo que recoge la información tabulada para 172 informes, se hallan en el enlace: http://tinyurl.com/6ozmbj
COLABORACIÓN INTERNACIONAL
Esta sección recoge las contribuciones recibidas de nuevos colaboradores (o de otros ya habituales cuyas recientes aportaciones sean relevantes). Además de los que aquí se citan, muchos otros investigadores siguen contribuyendo regularmente al crecimiento de FOTOCAT.
• Una agradable visita
Heriberto Janosch (derecha) y V.J. Ballester Olmos, dos ufólogos tal para cual.
El pasado 4 de abril tuve la satisfacción de recibir la visita de mi estimado amigo y colaborador Heriberto Janosch González, psicólogo y analista informático hispano-argentino, además de reputado estudioso de los OVNIS, actualmente residiendo en Madrid. Durante las varias horas que pasamos juntos tuvimos la oportunidad de cubrir varios proyectos e investigaciones conjuntas que estamos desarrollando y charlar sobre el pasado, presente y futuro de la ufología y de los ufólogos. Aprovechamos esta primera reunión cara a cara para disfrutar de una buena conversación y también de una típica paella valenciana. Ha sido un verdadero placer tener a Heri en mi estudio y de hacer planes para futuros encuentros con otros colegas.
• Colaboraciones varias
Una ayuda indispensable en procesar documentación, un tedioso paso previo al registro de informes en FOTOCAT, me está siendo facilitada por el bibliófilo valenciano Carlos González Gutiérrez.
El italiano Michele Porcheddu, un inteligente analista especializado en casos fotográficos, está cooperando con nuestro proyecto revisitando algunos episodios clásicos con los que estoy trabajando.
Hemos recibido recientemente asistencia documental del experimentado investigador norteamericano Tom DeMary, del británico Robert Moore, creador de una base de datos para sucesos ovni del Reino Unido, del riguroso estudioso francés Gilles Munsch, de la organización CNEGU, del ufólogo y escritor Luis A. Reinoso, de Rosario (Argentina) y del estudioso portugués Nuno Montez da Silveira.
Desde Suiza, el veterano investigador Bruno Mancussi se ha prestado voluntario para revisar su colección completa de números de la antigua revista alemana UFO-Nachrichten para sacar informes de casos fotográficos para FOTOCAT. El periodista canario Alfonso Ferrer ha ayudado en la difusión en España de la información relativa al artículo Ballester-Haines. A todos ellos, mi agradecimiento.
GEMAS DEL PASADO
Esta sección visita ciertas fotografías de pasadas décadas, aportándoles una nueva interpretación.
• La fotografía Niotti
Ya en 1960, la argentina Revista Nacional de Aeronáutica había publicado artículos sobre observaciones OVNI en varias ocasiones. En el número de noviembre de 1960 salió una carta remitida por el oficial de Aeronáutica capitán Hugo Francisco Luis Niotti, que presta servicio en la Escuela de Aeronáutica de Córdoba (Argentina), que relataba cómo a las 16,30 horas del 3 de julio de 1960, viajando en coche desde Yacanto, y a unos 70 km antes de llegar a Córdoba, vio “un objeto suspendido en el aire a unos 100-120 metros a la derecha del camino”. Señaló que le llevó unos 40 segundos parar el vehículo y tomar una fotografía del objeto, y en los siguientes segundos éste desapareció entre nubes bajas que se hallaban a 80-100 metros de altura.
Se usó película de 21º DIN, con diafragma de 2,8 y 1/60 de segundo, de velocidad, estando en infinito el indicador de distancia.
Niotti describió el objeto con forma de tronco de cono, que giraba sobre su eje y en un principio se desplazaba lentamente hacia el Sur, “como un globo llevado por el viento”, pero luego su velocidad aumentó considerablemente, elevándose sin producir un ruido apreciable ni despedir humo, llamas o cualquier otra cosa. La humedad era muy elevada y caía una ligera llovizna. El objeto se encontraba a unos 10-15 metros del suelo y Niotti le calculó que su diámetro tendría 3-4 metros por 6-8 metros de altura (eje mayor), de un color gris oscuro o parduzco. Su velocidad inicial era de 5-7 km/hora, con una aceleración final rápida que lo llevó a unos 200 km/hora en 3 segundos, más o menos.
OVNI fotografiado cerca de Yacanto (Córdoba, Argentina), 3 de julio de 1960. © Hugo F. Luis Niotti.
El testigo facilitó a la revista el negativo original (sólo pudo tomar una fotografía), el cual fue examinado por dos técnicos fotógrafos del Servicio de Informaciones de Aeronáutica; de su examen se desprendió “que el proceso de revelado de dicho negativo ha sido normal”, pudiéndose afirmar que existe el registro de un objeto. Dado que el observador había manifestado que la base del objeto opaco no aparecía tan oscura como registró la foto, los técnicos lo atribuyeron “a la influencia de radiaciones de naturaleza desconocida” sobre la película.
Pero los técnicos no presentaron nada sólido para argumentar esta hipótesis. Nosotros nos preguntamos si Niotti aportó a la revista la tira completa de clisés o bien sólo el negativo afectado. ¿Y por qué el examen se concentró en el procesado de revelado?
En realidad, sólo disponemos de una fotografía única de un objeto que volaba lentamente y que aceleró inoportunamente cuando el testigo comenzó a retratarlo. Haciendo abstracción del testimonio, y juzgando meramente a partir del aspecto de la imagen, ésta nos parece una mancha del mismo tipo que se produce a veces durante el proceso de revelado químico.
Sabíamos que la organización de Arizona Ground Saucer Watch había analizado la fotografía, remitida por Guillermo Roncoroni. Roncoroni, técnico de la empresa IBM, era el líder indiscutible del SIU, una asociación de Buenos Aires, director de su revista UFO Press y uno de los ufólogos más serios de Argentina (aunque no exento de creencias). Especializado en la temprana aplicación de ordenadores en el proceso de datos de casos de aterrizajes OVNI, también era muy aficionado a coleccionar fotografías de OVNIS. Roncoroni falleció en 1999 y la mayoría de su archivo de diapositivas se transfirió a los fondos del proyecto FOTOCAT.
Era sabido que a finales de noviembre de 1978 Roncoroni mandó la foto de Niotti al GSW para su análisis. La respuesta llegó el 4 de febrero de 1979. El estudio estaba firmado por el director del GSW, William H. Spaulding, y en el mismo intervinieron hasta tres de sus consultores, el Dr. Bruce Maccabee, Fred Adrian y David Rutland.
Imágenes generadas por el análisis de Ground Saucer Watch, Inc. sobre la foto de Niotti.
El análisis comenzaba revelando que la imagen OVNI no es totalmente circular, mostrando una asimetría en sus ejes considerada algo “extremadamente raro en las fotografía OVNI auténticas”. A pesar de ello, el análisis “sustanció” los valores de distancia y tamaño dados precisamente en la carta del testigo y asimismo justificaba un posible “campo de energía” para la imagen inferior, como sugería la opinión de los fotógrafos de la Aeronáutica argentina. Demasiado perfecto, a nuestro juicio.
El análisis del GSW finalizaba indicando que no hay evidencia alguna de que se tratara de un avión, globo sonda, modelo o montaje y que el objeto cónico parece ser metálico.
Informe de dos páginas de William Spaulding, sobre la fotografía de Niotti, fechado el 4 de febrero de 1979.
Roncoroni era un profesional serio, yo tuve la satisfacción de mantener intercambio epistolar con él regularmente entre 1978 y 1984, cuando trabajamos juntos en el desarrollo de un sistema de codificación e intercambiamos nuestras respectivas experiencias de investigación con el proceso informático de casos de aterrizaje OVN; en mi opinión, era la clase de persona que le cuesta trabajo admitir que un militar, por ejemplo, mintiera o gastara una broma. Roncoroni creía a pies juntillas en el testimonio del capitán Niotti y el caso era verdaderamente sobresaliente para él.
Pero no era esa la misma idea sobre la fotografía que tenían otros miembros de su grupo bonaerense. Por ejemplo, el estudioso Heriberto Janosch, que siempre ha creído que se había tratado de una broma basada en el hallazgo de una peculiar forma en el negativo debida al proceso de revelado.
Hace poco, el periodista e investigador argentino Alejandro Agostinelli nos mandó copias del juego de cartas recibidas por Roncoroni del GSW. Ya conocíamos esa correspondencia, pero encontramos un documento de dos páginas que era nuevo para nosotros, se trata de un análisis firmado por el grupo ufológico norteamericano el 27 de septiembre de 1978 sobre una fotografía remitida por Roncoroni. Al principio pensamos que la fotografía analizada pocos meses antes era otra, pero Heriberto Janosch nos informó, sin lugar a dudas, que era un primer estudio del GSW sobre la foto de Niotti, pero ¡con resultados diametralmente opuestos!
Cuando decidimos que había que exponer este hallazgo a través del blog, revisamos la documentación completa que sobre el caso tenemos en los archivos de FOTOCAT. Allí encontramos un escrito de un veterano ufólogo de Capital Federal, preparado a finales de los noventa o principios de este siglo, confirmando esta interpretación. Según dicho texto, Roncoroni mandó originalmente la foto al GSW sin mencionar quien era el autor, ni dar información sobre el testimonio del testigo ni tampoco la opinión de los técnicos de la Aeronáutica argentina. Mandó sólo la fotografía “para no predisponer un resultado”.
¿Cuáles fueron los primeros hallazgos del GSW? Encontramos afirmaciones tan categóricas como las siguientes: La imagen OVNI es una falsa interpretación de un defecto común de revelado. El contorneado a color reveló una imagen plana, sin forma ni sustancia. La imagen está cercana a la cámara...la imagen está en la emulsión de la película. La imagen es una mancha química creada en el proceso de revelado. La cola detrás de la imagen OVNI es una marca tiznada. Hemos visto docenas de estas anomalías...
Este primer informe adjuntaba algunos ejemplos de similares efectos de revelado extraídos de la literatura técnica fotográfica.
Informe del GSW de la fotografía de Niotti fechado el 27 de septiembre de 1978 y anexo.
Esta fue la historia...
Cuando Roncoroni recibió estos primeros resultados –negativos– se puso furioso y volvió a escribir a Spaulding para que subsanara su “error”, dándole detallada cuenta de la personalidad del autor de la foto (presumiblemente alguien incapaz de mentir), facilitándole las estimaciones de diámetro y distancia del observador (sin duda una información real), así como la opinión sobre la “radiación desconocida” de los también desconocidos analistas aeronáuticos (dato clave que GSW no debería pasar por alto). Naturalmente, los consultores de la GSW repitieron el análisis y coincidieron esta vez con los cálculos del testigo acerca del objeto y hasta con la conjeturas de los fotógrafos de la Aeronáutica argentina. De la noche a la mañana, una mancha en el negativo se convirtió en un objeto volante material que carece de explicación. Obviamente, la GSW no se atrevió a contradecir un informe lleno de sellos oficiales.
Años más tarde, las técnicas y métodos empleados por la GSW, o mejor aún, las tendenciosas interpretaciones de sus resultados, fueron objeto de duras críticas por parte de los medios ufológicos de Estados Unidos, a resultas de lo cual Spaulding abandonó la ufología. Todo lo que queda hoy son muchas coloristas fotos Polaroid de las imágenes analizadas sacadas del monitor de televisión.
¿Qué podemos decir en la actualidad de esta única fotografía? ¿Fue simplemente un fallo de revelado o un platillo volante distorsionado que escapó justo cuando iba a ser fotografiado a placer?
El ingeniero norteamericano Larry Robinson ha calificado esta foto de fraude. Preguntado por sus razones, contestó: El examen de la foto muestra que el objeto se encuentra a pocos centímetros de la cámara. No se aprecia la dispersión que aparecería si se tratara de un objeto grande y distante.
Desgraciadamente, Hugo F. Luís Niotti falleció en enero de 2008 y ya no podemos plantearle estos hechos.
CONTINUARÁ...
• Iluminación callejera, no OVNIS suspendidos en el aire
En este mismo blog http://fotocat.blogspot.com/2007_01_29_archive.html y bajo el título “OVNI en China en 1942, ¿resuelto?”, ya clarificamos la naturaleza de una antigua fotografía OVNI. Un cuerpo en forma de disco suspendido en medio de la calle de una ciudad china era sólo una lámpara colgante de iluminación. Gracias ahora a la cortesía del investigador belga Patrick Ferryn tenemos otro ejemplo semejante también procedente de un lugar remoto. La fotografía la ha remitido el nieto de un funcionario francés de alto rango de la administración colonial del antiguo Dahomey (hoy en día, Benin), en frica, durante el periodo 1925-1933. La fotografía, extraída del álbum familiar, pertenece a una serie de retratos hechos en la ciudad de Porto-Novo alrededor de 1928-1929. La foto muestra el panorama callejero de la calle Victor Ballat.
         Porto-Novo (Benin), 1928-29.
          © Jean Avonts Saint Lager.
Al propietario de la foto le extraña el hecho que no se vean cables que unan la punta del poste de madera (en el medio de la foto) al objeto colgado en el aire.
Consultado el experto Joe Maurath, Jr., poseedor de una impresionante colección y una página web muy interesante dedicada a los faroles de calle antiguos, éste ha contestado lo siguiente: Definitivamente se trata de una lámpara de incandescencia sostenida por alambres que era bastante similar a las usadas en los Estados Unidos entre 1900 y 1950 de forma muy generalizada para iluminar cruces muy populosos.  
Ampliación del supuesto “OVNI” tras tratamiento de la imagen. © Patrick Ferryn.
Es el efecto de las condiciones de luz de la escena (la iluminación del sol), la duración de la exposición, el revelado del negativo, la impresión de la fotografía, o una combinación de esos factores, lo que impide que los cables que sostienen la lámpara sean visibles...hasta que la foto se le somete a una mejora informática para eliminar los efectos del contraste hasta el punto de hacer presentes con claridad los alambres que la sostienen al poste.
RECUENTO DEL CATÁLOGO
Algunas estadísticas básicas extraídas del FOTOCAT.
• Revisando la década de los 70
En FOTOCAT tenemos1.589 informes que comprenden el periodo que va desde 1970 a 1979. Este es el reparto estadístico por año y categoría (OVNI/no-OVNI):
año nº informes ovni no-ovni
1970 75 47 (63%) 28 (37%)
1971 113 63 (56%) 50 (44%)
1972 133 72 (54%) 61 (46%)
1973 171 108 (63%) 63 (37%)
1974 222 97 (44%) 125 (56%)
1975 177 94 (53%) 83 (47%)
1976 133 80 (60%) 53 (40%)
1977 182 122 (67%) 60 (33%)
1978 222 143 (64%) 79 (36%)
1979 161 71 (44%) 90 (56%)
Total 1,589 897 (56%) 692 (44%)
Observamos dos repuntes anuales en 1974 y 1978, de una intensidad pareja de 222 casos cada uno. Los restantes diez meses aportan en media la mitad de dicha cifra. El año más pobre es 1970 que tiene sólo 75 casos.
En términos generales, el 56% de los incidentes quedan sin explicar (OVNI), mientras el 44% están solucionados (no-OVNI). Esas cifras se mantienen constantes en la mayoría de los años, con la excepción de 1974 y 1979 donde el ratio se invierte a 44(OVNI)/56 (no-OVNI), debido a que en ambos años se dieron un par de observaciones de misiles que fueron fotografiados por numerosos testigos oculares.
Gráfico 1. Distribución anual de los informes en la base de datos FOTOCAT, 1970- 1979, según sean OVNI o no-OVNI.
Los países que aportan más casos, concretamente aquellos que tienen más del uno por ciento del total (16 entradas o más), son los siguientes:
ESP-296 USA-264 FRA-168 ARG-118 JPN-73
ITA-65 SWE-64 NOR-62 GBR-56 AUS-53
BRA-42 CAN-36 CHE-32 NZL-25 MEX-22
PRT-16
España se sitúa como líder en la lista, no en vano estamos haciendo una trabajosa búsqueda de informes de avistamientos fotográficos, y se complementa con las muchas imágenes capturadas de pruebas de misíles balísticos de Francia o los Estados Unidos, registradas en la Península o en las Islas Canarias en 1974 y 1979, así como las frecuentes experiencias con película infrarroja hechas en Andalucía en la segunda mitad de la década. Estados Unidos le sigue en la tabla, como era de esperar. FOTOCAT se ha dedicado con intensidad a recopilar información de países como Argentina, Noruega o Australia y ello se refleja en la tabulación. El aporte de Italia se debe al excelente PHOTOCAT de Maurizio Verga. En cuanto a la adelantada posición de Suiza (CHE), se debe al abundante (pero todavía infraestimado) material procedente del contactado Eduard “Billy” Meier.
Hay diez países que detentan individualmente el 3% de los casos (a partir de 48) y los hemos distribuido -por año- en la tabla que sigue:
AÑO ESP USA FRA ARG JPN ITA SWE NOR GBR AUS
1970 8 11 4 12 4 2 1 4 7 3
1971 5 19 11 13 7 5 7 0 10 4
1972 8 38 11 4 5 6 14 10 6 10
1973 7 46 20 12 11 11 6 9 4 8
1974 *59 22 48 12 13 7 6 13 3 4
1975 32 32 19 7 20 1 7 1 4 8
1976 29 14 10 9 6 7 7 8 6 5
1977 30 39 22 9 1 3 9 7 8 4
1978 44 30 16 31 5 19 7 7 4 3
1979 74 13 7 9 1 4 0 3 4 4
SUMA 296 264 168 118 73 65 64 62 56 53
(*) Incluye 43 series de fotos del disparo de un misil balístico francés MSBS desde el CEL, 12 de junio de 1974.
(†) Incluye 30 grupos de fotos del lanzamiento de un misil Poseidon de la Marina de los EE.UU, 5 de marzo de 1979.
( ‡)Incluye 17 series de fotos del disparo de un misil balístico francés MSBS desde el CEL, 12 de junio de 1974.

12 de junio de 1974, Moya (Barcelona). Estela de vapor dejada por el paso de un misil balístico francés. © Renom. 11 de noviembre de 1972, Mesa (Arizona). ¿OVNI o globo cautivo? © Lee Elders.
Se han resaltado a color los varios flaps nacionales (en la terminología de la Fuerza Aérea norteamericana, una condición caracterizada por un avanzado estado de confusión). Las oleadas ocurren aquí y allá sin orden ni concierto. La gran oleada de 1973 en los Estados Unidos no tiene correlato en Europa, Latinoamérica, Asia u Oceanía. Los países vecinos tampoco comparten periodos de oleada. ¿Por qué hay este caos en los datos?
ARTÍCULO INVITADO
Regularmente incluiremos algún trabajo relativo a fenomenología fotográfica anómala que juzgamos de interés divulgar.
• ¿Un alienígena en un parque chileno?
El 10 de mayo de 2004 se consiguió una curiosa fotografía en el Parque Forestal de Santiago de Chile. La imagen levantó una intensa polémica: ¿se había retratado por azar un ser extraterrestre, o se trataba de otra cosa más banal? Andrés Duarte, licenciado en Ciencias Químicas y reputado analista fotográfico, ha analizado este suceso con gran detalle. Su ensayo final –de un nivel fuera de serie y que recomiendo sin lugar a dudas- se encuentra en el siguiente enlace: http://usuarios.lycos.es/aduarte/investigaciones/foto_parque2/
En este trabajo se realiza una restauración de la fotografía, gracias a un método de deconvolución semiciega basada en el análisis cepstral y espectral. El resultado muestra que el sujeto fotografiado puede ser simplemente un niño. También se discuten otras hipótesis y análisis publicados sobre el caso.
NOTICIAS DEL MUNDO OVNI
Un breve informe para el investigador serio y crítico. Fuentes de información seleccionada que juzgo de interés para adquirir conocimientos desde una perspectiva con orientación científica.
• Identificando imágenes manipuladas
La revista Technology Review del MIT (Massachusetts Institute of Technology) ha publicado el 17 de marzo de 2008 una interesante nota firmada por Erica Naone en la que describe una nueva herramienta forense digital que analiza la iluminación en las imágenes, convirtiéndose en un detector de imágenes manipuladas. Creemos que es un programa informático muy aconsejable para los analistas de fotografías OVNI: http://www.technologyreview.com/Infotech/20423/?a=f
• Encuesta internacional
El filósofo, periodista, escritor e investigador canario Ricardo Campo Pérez ha tenido la amabilidad de incluir una entrevista nuestra en un artículo publicado en el último número de Cuadernos de Ufología (Número 32, 2008, páginas 149-202), la extraordinaria monografía de 260 páginas que anualmente edita la Fundación Anomalía, que juzgamos como la mejor publicación en esta materia del mundo de habla hispana. Para España, recordamos que el precio de la suscripción, los gastos en compra de libros o el importe de las donaciones son fiscalmente deducibles en el 25%: http://www.ikaros.org.es/b000.htm y http://www.ikaros.org.es/b001.htm
Bajo el título genérico de “A sesenta años del caso Arnold. Encuesta”, Campo ha recogido un mosaico de opiniones de 18 estudiosos, ocho españoles y diez extranjeros. Entre distinguidos investigadores, pensadores y autores de Europa y América como A. Agostinelli, P. Brookesmith, M. Kottmeyer, P. Mantle, K. Randle, L. Robinson, P. Rogerson, E. Russo, M. Verga y N. Watson, y los nacionales J.M. Alcíbar, J. Arcas Gilardi, M. Borraz Aymerich, L.A. Gámez, L. R. González, A. Petit y J. Ruesga, el autor de la encuesta ha querido contar también con las reflexiones de su s.s.s. V.J. Ballester Olmos.
V.J. Ballester Olmos (a la izquierda) y Ricardo Campo Pérez posan junto a la biblioteca del estudio del primero en su casa de Valencia.
Seguidamente, incluyo las tres preguntas comunes que Ricardo Campo formuló a todos sus entrevistados, y mis respuestas a tales cuestiones, por si fuera del interés del lector. Como se apreciará, las preguntas están hechas desde una posición escéptica -más que la mía propia- y son totalmente pertinentes para el fin que se quería conseguir, tener una visión actual de la ufología después de seis décadas de fenómeno OVNI.
– 1. ¿Cuáles fueron sus inicios en el terreno ufológico y qué le llevó a implicarse en esta materia? ¿Por qué y en qué medida ha pervivido su interés a pesar de la natural evolución intelectual?
–A principios de los años sesenta, siendo un mozalbete de 15 años, me sentía atraído por las ciencias de la naturaleza, tenía las inquietudes del explorador (arqueología, botánica, vulcanismo) y me entusiasmaban las informaciones del espacio (astronomía e incipiente astronáutica). Mi afición a estas últimas materias derivó de mi asiduidad a la lectura de los tebeos de “Diego Valor”, entre 1954 y 1956, en plena niñez. Cuando comencé a leer libros de astronomía, a mediados de los sesenta, leí una obra del ruso V.A. Firsoff en donde mencionaba la existencia de los platillos volantes, perseguidos por cazas norteamericanos, y aquello terminó de encender mi pasión por el tema. En 1968, fundé el CEONI en el campus de la Universidad de Valencia, entidad que finalizó su actividad grupal en 1973. Desde entonces he seguido investigando el fenómeno de los OVNIS ininterrumpidamente. Tras 30 años de vida profesional en áreas de Finanzas, a partir de 2006 puedo ocuparme full time al estudio de esta materia.
Fundamentalmente, las razones por las que ha pervivido mi interés en el fenómeno OVNI se debe a haber descubierto la complejidad del mismo, la existencia de episodios que no han sido satisfactoriamente resueltos, el estimulo diario para aprender y consultar numerosas informaciones y disciplinas científicas y el deseo de contribuir a sistematizar el conocimiento que existe en torno a este misterio de nuestro tiempo.
–2. Detállenos su evolución en el tiempo en que estuvo involucrado en la investigación de la materia ufológica, y los principales episodios en los que se implicó. ¿Cuáles son sus objetivos con respecto a sus últimos proyectos?
–Una respuesta detallada sería extremadamente prolija, ya que han sido más de 40 años de actividad continuada y de publicaciones y libros. Remito al lector a mi bibliografía en http://www.anomalia.org/bibliog1.pdf. A diferencia de aquellos que se han obsesionado por la creencia de que los platillos volantes de antaño eran de origen extraterrestre o de quienes aceptan crédulamente la visita de seres de otros planetas en sus naves espaciales, yo siempre he mantenido una postura crítica o escéptica en la materia, aunque es evidente que en los primeros años me sentía inclinado hacia la naturaleza física y material del fenómeno, que adivinaba real e inexplicable.
Con el curso de los años, una intensa lectura en varios idiomas –mi biblioteca debe ser una de las más completas de España en esta especialidad literaria–, una no menos extensa correspondencia con cualquiera que tuviera algo que aportar al respecto, y sobre todo mi propia investigación, tanto de campo como el análisis de gabinete, me han convencido de que la casi totalidad de la casuística es banal y puede explicarse por causas domésticas, naturales o artificiales, pero de naturaleza convencional.
Mi actual nivel de escepticismo es, pues, empírico y no teórico ni fruto de ideas preconcebidas. Y echando la vista atrás, compruebo que el problema principal reside en la creencia predeterminada del investigador hacia un esquema concreto de las cosas, la hipótesis extraterrestre en particular. Cuando alguien está predispuesto a creer –por suposición, expectativa interna o influencia de lecturas- que los relatos de avistamientos OVNI han ocurrido realmente con la dosis de sensacionalismo con la que se describen en revistas y libros, se es incapaz de admitir otras posibilidades. Es un ejercicio mental vigoroso lo que se requiere para escapar de esa burbuja no reciclable hacia otros planteamientos más coincidentes con la realidad. Es un paso imprescindible para librarte de esas concepciones de ciencia ficción y moverte en el sentido de una mente abierta y sin prejuicios lo que te permite ver el desarrollo del fenómeno OVNI desde una perspectiva objetiva.
En cuanto a la última parte de la pregunta, sólo responder que he estado implicado en la encuesta de muchos episodios, algunos de ellos ya clásicos en la ufología nacional, y que el rango de mis ocupaciones en ufología ha sido muy extenso, cubriendo desde el estudio del fenómeno de los aterrizajes OVNI en la Península Ibérica, a trabajos sobre metodología, estadística, bibliografías técnicas, investigación sobre observaciones OVNI por militares y cuerpos de seguridad, encuesta sobre el terreno de avistamientos, proposición y seguimiento del proceso de desclasificación de los expedientes OVNI del Ejército del Aire, artículos, libros, conferencias internacionales, etc.
–3. Han transcurrido 60 años desde el inicio de la gran leyenda de los ovnis. En todo este tiempo no se ha producido un descubrimiento clave, ni parece probable que se produzca en el futuro. ¿Cómo interpreta este hecho y cuál es su posición actual respecto a la ufología y sus variados escenarios?
–Estaba leyendo estos días unos textos sobre el inicio de la investigación militar sobre ovnis en Estados Unidos en 1947 y reflexioné sobre la obviedad que resulta constatar como agencias como el FBI o la contra-inteligencia del Ejército norteamericano ya afirmaban entonces la inexistencia de vestigios materiales de OVNIS (léase platillos estrellados), habida cuenta de las toneladas de tinta vertidas más tarde sobre el mito de Roswell. Y es que la información está ahí, para hacer las correctas inferencias lógicas, pero cuando el intelecto está obnubilado por el velo de las creencias, se es incapaz de ver la verdad y uno cae en la trampa de la irrealidad o del mito. Bien es verdad que en muchos casos –sobre todo los productores de literatura sensacionalista- ello se hace a propósito, con la finalidad de crear y extender leyendas y seguir teniendo excusa para explotarlas y medrar a su costa. Espero que algún día se le de categoría de fraude al consumidor y se actúe en consecuencia.
Es cierto que lo que no ha ocurrido ya en estos 60 años no creo vaya a ocurrir en lo sucesivo; el misterio de los OVNIS ya está momificado y es labor para historiadores, antropólogos y sociólogos, más que para el científico orientado a las ciencias físicas (a pesar de que hay algunos ejemplos de casuística con rasgos anómalos que sí requieren ese tipo de análisis).
Mi posicionamiento es claramente hacia una ufología rigurosa con los hechos y crítica con los especuladores, que se presenta como excusa para adquirir conocimiento y que permite compartir foros con colegas de los que uno siempre aprende. Y si, de paso, se puede hacer alguna aportación intelectual positiva al revuelto panorama del estudio de los fenómenos OVNI, motivo más de satisfacción.
• La paradoja del cómputo de casos en el Catálogo FOTOCAT
Me intrigaba el elevado número de casos de supuestas fotos ovni que aparecen recientemente en todo el mundo, al tiempo que las oleadas características se han desvanecido y cuando la creencia sobre el origen extra-terrestre de los OVNIS está en sus horas más bajas. ¿Por qué se da esta paradoja? Gracias a la amable invitación de Heriberto Janosch, un breve artículo mío sobre este tema ha aparecido en su blog “Espacio Exterior” y se puede leer en este enlace: http://espacioexterior.blogspot.com/2008/07/la-paradoja-del-cmputo-de-casos-en-el.html
Gráfico 2. Número de casos registrados en FOTOCAT por década (1950-2005).
• Encuentros de EL MUNDO
El pasado 29 de mayo, gracias a la invitación del diario EL MUNDO, a través del periodista y autor Javier Cavanilles, participé en un diálogo online con los internautas que desearon expresarme alguna pregunta en la página web del periódico. En 60 minutos respondí a una treintena de cuestiones que amablemente los cibernautas quisieron plantearme. El diálogo se encuentra en: http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2008/05/3088/
• Artículo en internet
Gracias a la gentileza de Diego Zúñiga, un artículo mio sobre el papel jugado por el Teniente Coronel Ángel Bastida en el proceso de desclasificación de la documentación OVNI del Ejército del Aire español (1992-1999), está en línea en dos versiones, pdf y página web, en los siguientes enlaces:
• Bibliografía sobre Fenómenos luminosos transitorios
Nuevamente el Comité Italiano para el Proyecto Hessdalen ha producido un trabajo extraordinario: Luminous Transient Phenomena in the Atmosphere (LTPA), “Fenómenos luminosos transitorios en la atmósfera”. Es una base de datos en línea (de acceso directo vía internet) de referencias bibliográficas de la literatura internacional relativas a un amplio rango de temas que se refieren a la aurora boreal, electricidad atmosférica, rayo en bola, ”Earth lights”, luces de terremotos, fenómenos Hessdalen, fuegos fatuos, plasmas de vida larga, nubes noctilucenses, TLP y fenómenos semejantes. La base de datos se actualiza continuamente y actualmente contiene 4,868 entradas, ¡en 487 páginas! Se presenta siguiendo estrictos criterios científicos. Usando un vasto conjunto de campos, la bibliografía permite capturar la información de una manera rápida y sencilla.
Desde proyecto FOTOCAT respaldamos vigorosamente esta nueva fuente de datos. El ICPH rinde con ello un servicio de primera magnitud a la comunidad de estudiosos del fenómeno OVNI. Se puede acceder a esta bibliografía online a través del siguiente enlace: http://win.ciph-soso.net/bibliography/default.asp
• Simposio sobre el rayo en bola
Los estudios sobre el huidizo fenómeno del rayo en bola o rayo globular (llamado centella en Latinoamérica) y otras formas de electricidad atmosférica son asuntos que interesan mucho a los ufólogos. Por razones bastante obvias. Gracias a nuestro amigo el Dr. Alex Keul, hemos conocido la conferencia llevada a cabo en Kaliningrado (Rusia) del 7 al 12 de julio de 2008. Bajo el epígrafe general “Atmósfera, Ionosfera, Seguridad”, el congreso se ocupó de los “Fenómenos ópticos y electromagnéticos en la atmósfera, incluyendo plasmas de larga duración”.
Para mayor información, el programa se encuentra en un archivo pdf aquí
• Libros del autor
Los siguientes cinco libros de Vicente-Juan Ballester Olmos –todos ellos agotados- pueden adquirirse en bloque en una ocasión única por el precio de 100 € más gastos de envío. Los libros estarán autografiados por el autor.
  • OVNIS: El fenómeno aterrizaje (1978)
  • Los OVNIS y la ciencia (con Miguel Guasp) (1981)
  • Investigación OVNI (1984)
  • Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS (con Juan Antonio Fernández Peris) (1987)
  • Expedientes insólitos (1995)

Los interesados pueden escribir a fotocat@anomalia.org (Asunto: “Libros”).
LLAMADA A SU COLABORACIÓN
Solicitamos su colaboración altruista con el Proyecto FOTOCAT. Por favor escríbanos a: fotocat@anomalia.org
Facilitaremos listados de casos regionales, provinciales o nacionales para su revisión, corrección y ampliación.
Si desea donar material fotográfico, archivos o bibliografía que quiera ver preservados, le rogamos use la siguiente dirección postal:
Vicente-Juan Ballester Olmos
Apartado de Correos 12140
46080 Valencia
España
Para aquellos lectores que residan en Valencia y quieran realizar trabajo voluntario, les invitamos a escribirnos.