Leer en español

2004/06/30 (ES)

Este es un informe no acumulativo. Para ver las ediciones previas de este informe no periódico, de noticias sobre el desarrollo del proyecto FOTOCAT de la Fundación Anomalía, remitimos al lector a: http://www.anomalia.org/fotocat1.htm

Último cómputo

El número actual de casos registrados en el catálogo FOTOCAT es de 4,770. Como media, cada día registramos 3 nuevos casos, uno reciente y 2 antiguos.

Donaciones y asistencia internacional recibida

Varios investigadores han puesto a nuestra disposición información complementaria de casos fotográficos de la imponente oleada de 1954. En particular, damos las gracias a Eric Maillot (Francia), Eddie Bullard (Indiana University, EE.UU.) y al escritor Björn Borg (Finlandia).

Por pistas y material, vaya también nuestra gratitud a Tom Tulien (Estados Unidos).

Los ufólogos más veteranos recordarán al Civilian Saucer Intelligence, una antigua organización ovni afincada en Nueva York, dirigida por Alex Mebane, Ted Bloecher y otros pioneros. Gracias al concurso de Richard Hall, fichas de casos de los archivos del CSI con avistamientos fotográficos nos están siendo comunicadas vía correo electrónico.

Richard Heiden, conocido ufólogo de Milwaukee y ávido coleccionista de bibliografía en español, ha cumplido su compromiso de enviar al Proyecto FOTOCAT fotocopia de todos los informes publicados durante toda la vida editorial en la revista The APRO Bulletin que contienen casos fotográficos. Ha sido una importante aportación.

Colaboración: ¿dónde remitir documentación?

Invitamos a los estudiosos a donar originales o copias de materiales relativos a informes ovni fotográficos (foto, película o video). La Fundación Anomalía reconocerá en público su aportación documental o gráfica. El material puede remitirse al gestor del proyecto:

Vicente-Juan Ballester Olmos
Apartado de Correos 12140
46080 Valencia
España

También puede ponerse en contacto con nosotros a través de correo electrónico: fotocat@anomalia.org

Fotografías ovni del siglo xxi. Información preliminar.

Se me ha ocurrido que sería interesante proporcionar algunos comentarios iniciales acerca de los informes fotográficos del año 2000 en adelante. En verdad lo son, aunque quizás no por lo que la mayoría de los lectores pueda pensar. Mi impresión es que cada día aparece una nueva foto ovni en un lugar del mundo. De hecho, los casos detectados por FOTOCAT en este siglo son éstos:

AñoNúmero
200084
2001114
2002231
2003180
2004146
(hasta mitad
de Junio)


Hoy en día, las cámaras digitales y los videos son casi tan populares como los teléfonos móviles, mucha gente posee uno y cualquier fenómeno aéreo curioso es enseguida registrado para la posteridad. Pero, especialmente en lo tocante a cámaras digitales –una tecnología desconocida para el fotógrafo aficionado-, hay una proporción importante de imágenes que no ven los fotógrafos al tomar la foto. Esta “invisibilidad” me hace pensar en soluciones prosaicas, ligadas a una variedad de formas de reflejos en las lentes (“lens flares”), así como debidos a insectos o pájaros, captados por la máquina pero no por el ojo humano.

Vista parcial de los archivos FOTOCAT, con Ballester Olmos.

La proporción de imágenes ovni no asociadas directamente con una observación visual no identificada se incrementa cada año. Las cifras cantan por sí mismas. En 2002, el 5% de los casos fueron de esta clase de casos “invisibles al observador”. En 2003 el porcentaje era del 12%. Y el ratio correspondiente a los 6 primeros meses de 2004 ya asciende al 27%. La cantidad de basura que se informa crece rápidamente.

De otro lado, constatamos que ha reaparecido un efecto que creíamos desaparecido de la escena ufológica: el observador super-afortunado, esto es, aquellas personas que a cada rato salen de sus casas para toparse con un ovni sobre sus cabezas y que fotografían o filman. Esos “repeaters” (como Hynek los llamó) no me parecen especialmente dotados para la fotografía ovni, ya que en la mayoría de las ocasiones, el nivel de extrañeza de las imágenes así capturadas es nulo, habiéndose cruzado en el enfoque de sus cámaras cualquier tipo de pájaro, ave o bicho volador, o bien haber enfocado expresamente globos de caprichosas formas y toda suerte de cuerpos luminosos o móviles que hay en el cielo, incluyendo los objetos astronómicos.

Pero lo que realmente me preocupa es la natural aceptación ciega de los ufólogos a la aparente extrema fortuna de estos individuos, cuyas fotos se difunden en páginas web y en varios noticiarios semanales de internet dedicados a l fenómeno ovni, sin la menor señal de duda razonable o razonamiento crítico. Observo un nivel de credulidad general rampante y ello es muy peligroso para el intento de que el estudio de los ovnis sea considerado legítimo por la sociedad. Quienes son fuente de esas imágenes “reproductivas” son la parte más irracional de la ufología y cuanta más atención se les da, más producción generan. En consecuencia, en cuanto a la fotografía ovni se refiere, el ratio señal/ruido apenas excede 0.

Vicente-Juan Ballester Olmos